La UB proyecta un Campus de les Arts para el recinto fabril de Can Ricart

Interior de la torre del antiguo recinto fabril de Can Ricart
GECSA - Archivo
Publicado 29/04/2019 13:25:17CET

Las obras de rehabilitación empezarán en 2020 con un presupuesto de 14,2 millones

BARCELONA, 29 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Universitat de Barcelona (UB) ha proyectado un Campus de les Arts para el recinto fabril de Can Ricart, en el Poblenou, que aspira a convertir este edificio en un espacio para el uso conjunto de varias enseñanzas artísticas superiores en Catalunya, cuyas obras de rehabilitación empezarán en 2020 con un presupuesto de 14,2 millones.

Según ha informado este lunes la universidad en un comunicado, el proyecto está en la línea de las propuestas del Consell Nacional de la Cultura i de les Arts de Catalunya (CoNCA), y en él participarán la Generalitat, el Ayuntamiento de Barcelona y diferentes centros de educación.

El nuevo campus aspira a conquistar 6.800 metros cuadrados del antiguo recinto de Can Ricart, declarado Bé Cultural d'Interès Nacional, para convertirlo en un espacio especializado en investigación y formación artísticas, con servicios y actividades comunes para los diferentes centros que imparten enseñanzas artísticas de nivel superior.

De esta forma, se convertiría en un espacio de referencia y contribuiría a forjar un marco institucional compartido entre estos centros.

Acogerá grupos y proyectos de investigación sobre la base de la cooperación entre los diferentes centros, y organizará másteres oficiales y programas de doctorado.

También se ubicará allí el Observatori dels Ensenyaments Artístics de Catalunya, que analizará la información relativa a la oferta y la demanda docente del sector.

PROYECCIÓN SOCIAL E INTERNACIONAL

Igualmente, trabajará en el campus un equipo de profesionales que hará tareas de promoción y valorización de los diferentes centros como conjunto, de forma que se amplifique el potencial de su presencia social e internacional.

Construido en 1853, el recinto estaba destinado en su día a la fabricación de estampados y estuvo activo hasta el último cuarto del siglo XX, por lo que se trata de un edificio representativo del patrimonio industrial barcelonés y catalán.

El Ayuntamiento de Barcelona, propietario del recinto, cedió en 2015 a la universidad el uso de la nave industrial principal y de algunos edificios anexos.

Ahora, la UB está explorando varias fuentes de financiación para sacar adelante el proyecto, a través de fondos propios, del Ministerio de Fomento, el programa europeo Feder y el Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía.

Contador