El Vall d'Hebron recauda fondos para un espacio de neonatología que implica a familiares "como en casa"

Actualizado 17/10/2017 15:20:00 CET
Presentación de la campaña 'Como en casa' en el Hospital Vall d'Hebron
EUROPA PRESS

Andrés Iniesta y Tomàs Molina apadrinan la campaña para lograr 880.000 euros

BARCELONA, 17 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Hospital Maternoinfantil Vall d'Hebron ha impulsado un crowdfunding para crear un espacio de neonatos críticos que implique a los familiares en el equipo de cuidados y permita que estén junto al bebé "como en casa".

En rueda de prensa este martes, el gerente del hospital, Vicenç Martínez, ha explicado que en la unidad se tratarán bebés prematuros y otros con enfermedades o malformaciones, imitará un entorno familiar, con un espacio para dormir, que recree las condiciones del útero materno y se formará a padres y hermanos en los cuidados.

El jefe de la Sección de Cuidados Centrados en el Desarrollo y director del Centro de Formación Nidcap Barcelona-Vall d'Hebron, Josep Perepoch, ha señalado que el nacimiento prematuro de un niño implica estrés para el bebé, que no está en el entorno protegido del útero materno o el hogar, y su ingreso implica que no recibe los estímulos que tendría, lo que afecta a su neurodesarrollo.

Esta situación, que también produce angustia en los padres, mejora con la implicación de las familias en los cuidados y rompiendo con los horarios de visita que suelen tener los espacios de críticos, como comprobaron con una prueba piloto, y para lo que formaron íntegramente al Servicio de Neonatología, ha explicado el jefe del servicio, Félix Castillo.

FALTAN 630.000 EUROS

La campaña 'Contigo, como en casa', apadrinada por el futbolista Andrés Iniesta y el presentador y meteorólogo Tomàs Molina, ha abierto un crowdfunding para recaudar los 630.000 euros que faltan para construir las instalaciones --880.00 euros--, después de una aportación de 250.000 euros de la Fundación Bancaria La Caixa.

Se trata del primer micromecenazgo que impulsa el Vall d'Hebron, y se centra en un proyecto de mejorar los cuidados centrados en el desarrollo del bebé y su familia que inició el hospital hace 15 años, con grandes resultados en la mejora en el índice de supervivencia y en la reducción de las secuelas de los recién nacidos con dificultades.

Con la filosofía de que como más tiempo pasen "piel con piel" padres e hijos, mejor, el centro reestructurará una parte de las instalaciones del Servicio de Neonatología, y la Unidad de Curas Intermedias y Básicas --actualmente en la segunda planta-- se trasladará a la planta semisótano, en una zona de 500 metros cuadrados, en comunicación directa con la UCI y Semicríticos Neonatales.

Aunque todavía no está terminado el diseño definitivo de las habitaciones, sustituirán un espacio con habitaciones múltiples que se construyeron cuando se hizo el hospital, hace 51 años, y unirán las necesidades técnicas de los bebés en situación crítica con un espacio con comodidad y privacidad, con una cama o un sofá cama y que permita a los familiares quedarse.

En el hospital nacen cada año entre 2.800 y 3.000 niños, y alrededor de 700 tienen dificultades o enfermedades, entre los que hay 140 prematuros de menos de 1,5 kilos y que requieren unos tres o cuatro meses de ingreso, y "serán los que más se beneficiarán".

Protagonizan la campaña unos padres y su hijo, que nació con 24 semanas y pesando 650 gramos, y explican su experiencia implicándose en el cuidado, lo que los médicos han calificado como clave para la supervivencia del bebé, que hace un año que salió después de seis meses ingresado.

Para leer más