Actualizado 05/07/2015 21:54 CET

Detenido en Melilla tras pasar con su coche sobre los pies de un agente de movilidad

Fue durante un incidente de tráfico en la frontera con Marruecos, cuando el agente le pidió que parara y éste se dio a la fuga, hiriendo al guardia

MELILLA, 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un joven marroquí de unos 20 años de edad ha sido juzgado este domingo en Melilla en un juicio rápido celebrado en el Juzgado de Guardia después de que el sábado 4 de julio hubiera herido a un agente de Movilidad en la cola de la frontera con Marruecos, al huir cuando se le dio el alto y pasar con las ruedas por encima de los pies del agente.

El conductor, que fue perseguido por dotaciones de patrullas de distintos cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, fue detenido cerca del Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI), después de protagonizar una fuga por la carretera de circunvalación de varios kilómetros.

Según han informado a Europa Press fuentes policiales, los hechos ocurrieron el sábado en las inmediaciones del puesto de Beni-Enzar cuando el agente vio a este conductor entorpeciendo el tráfico, provocando una aglomeración al parar en un carril en el que no está permitido estacionar, y haciendo caso omiso al sonar de claxon del resto de conductores que no podían proseguir su circulación.

El agente, al ver estos hechos, pidió al joven que prosiguiera su camino pero al comprobar que tampoco seguía sus instrucciones, le ordenó que parara a un lado de la carretera para advertirle que de seguir con esa actitud, iba a ser sancionado con una multa.

Según las citadas fuentes, el joven hizo ademán de seguir las instrucciones del guardia pero de repente aceleró a pesar de que con ello podía embestir al agente de Movilidad. El guardia pudo esquivar al conductor, que ocupaba un Mercedes modelo 250, pero no logró evitar que pasara por encima de sus pies.

Mientras el joven huía por la carretera de circunvalación, las fuerzas de seguridad --Policía Local, Policía Nacional y Guardia Civil-- fueron advertidas del incidente y comenzaron la persecución, que concluyó a varios kilómetros de la frontera, en concreto junto una explanada situada cerca del CETI.

DELITO

Tras ser detenido, fue puesto a disposición policial acusado de la presunta comisión de un delito contra un agente de la autoridad y permaneció encerrado en los calabozos, donde pasó la noche, hasta que durante la mañana de este domingo ha pasado a disposición judicial para ser juzgado en un juicio rápido.

Mientras el agente de movilidad se ratificó en su declaración, denunciando que el conductor le intentó atropellar en su huida y que finalmente le pasó las ruedas sobre sus pies, el joven marroquí se defendió diciendo que esa no era su intención. El juicio, que ha tenido lugar en el Juzgado de Guardia, ha quedado visto para sentencia.

Para leer más