El nuevo presidente de Melilla admite que su decisión de incumplir la consigna le puede costar el cargo en Cs

Publicado 15/06/2019 17:17:31CET
CIUDADANOS

MELILLA, 15 Jun. (EUROPA PRESS) -

El nuevo presidente de Melilla, Eduardo de Castro, ha admitido que Ciudadanos (Cs) podría actuar contra él por no haber seguido la instrucción de abstenerse para que gobernara la lista más votada en la Ciudad Autónoma, la encabezada por Juan José Imbroda del PP, aunque ha advertido que antes que los intereses del partido "están los principios de Eduardo de Castro".

En declaraciones a los periodistas, después que de que el PP le considere ya "un tránsfuga", Eduardo de Castro ha indicado que las instrucciones del partido eran "inviables" al sostener que el PP ya tenía firmado un pacto con Vox, lo que incumpliría una de las condiciones que había exigido para abstenerse, además de solicitar la renuncia al acta de diputado del hasta ahora presidente melillense Juan José Imbroda porque llevaba 19 años en el cargo.

De hecho, en un mensaje telefónico enviado a los afiliados de Cs en Melilla horas antes de iniciarse el pleno de la sesión de investidura de la Asamblea, el propio De Castro avanzaba que "no sé si seguiré siendo vuestro coordinador, ni siquiera sé si mi decisión me va a costar mi permanencia. Pero sé que los principios y los valores son los que tienen que prevalecer sobre cualquier consideración política o estrategia general".

Eduardo de Castro ha destacado que con su decisión ha demostrado que "el cambio es posible porque la política es el arte de lo posible", al conseguir la Presidencia de Melilla con un solo escaño sobre 25 tras obtener los apoyos de CPM (8) y PSOE (4) frente a los 12 votos obtenidos por Imbroda (PP 10 y Vox 2), y ha calificado esta jornada como "un día histórico para Melilla".

"SITUACIÓN LÍMITE EN MELILLA"

Asimismo, ha defendido el paso que ha dado de presentar su candidatura porque "Melilla atraviesa una situación límite, y ante situaciones límite hay que tomar decisiones difíciles". "Se abre una nueva etapa de diálogo, de consenso, de cercanía con el ciudadano", ha proseguido.

Sin embargo, ha admitido que "no ha sido difícil aceptar esta responsabilidad, y serán muchos los sacrificios personales y políticos que se van a hacer en las próximas semanas para que este proyecto salga adelante".

Independientemente de lo que decida la dirección nacional sobre su situación, la primera autoridad melillense ha asegurado que "pase lo que pase yo seguiré practicando la política de Cs", con políticas "de centro derecha" aunque comparta Ejecutivo con PSOE y CPM.

Uno de sus principales objetivos, ha avanzado, "será la lucha contra la corrupción y contra el clientelismo político", como ha repetido desde que entró en política que haría.

Por último, tras dejar claro él había informado a Cs a nivel nacional del paso que ha dado, ha destacado que "lo que es seguro es que el nuevo gobierno será de medidas, acuerdos, diálogo y consenso". "Se acabaron las mayorías absolutas en Melilla", ha concluido.

Para leer más