El primer templo hindú de Ceuta se inaugurará en un mes como "un hito para una ciudad en la que sabemos convivir"

Actualizado 11/04/2007 16:01:39 CET

CEUTA, 11 Abr. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Ciudad Autónoma de Ceuta, Juan Vivas, resaltó hoy el valor "simbólico" del primer templo hindú que se inaugurará en la ciudad para "mostrar no sólo a los ceutíes, sino también a todos los que nos visitan, el carácter de una ciudad tolerante, respetuosa y en la que sabemos convivir".

"A partir de ahora", dijo Vivas en declaraciones a los periodistas durante la visita a las obras del centro, que se inaugurará dentro de un mes, "podremos realizar una recorrido por los templos católicos, por las mezquitas, por la sinagoga y por el templo hindú sin salir de Ceuta".

El presidente, acompañado por su consejera de Cultura, Mabel Deu, y la vicepresidenta primera de la Asamblea, Kissy Chandiramani, la única diputada de la comunidad hindú, visitó las obras de un templo "de estilo Neo-Védico moderno que al mismo tiempo siguiendo los cánones del vastu-shastra o manual de arquitectura sagrada hindú", según ha detallado el director espiritual de la comunidad, Juan Carlos Ramchandani en declaraciones a Europa Press.

Vivas recordó que desde hace 60 años, cuando la comunidad hindú se constituyó oficialmente en Ceuta, la de contar con un templo donde dar cuenta de sus necesidades religiosas era una reivindicación insatisfecha que ahora, a punto de inaugurarse, "va a permitirnos mostrar que aquí hay una comunidad hindú arraigada, implicada y comprometida, que forma parte esencial de esta ciudad en la que cuatro culturas conviven en armonía".

El Gobierno ceutí ha firmado a través de su Consejería de Cultura un convenio de colaboración con la comunidad hindú por el que ha contribuido con 310.000 euros a las obras de habilitación del templo, aunque Vivas destacó que los miembros de la comunidad "han puesto todo lo que faltaba: intención, voluntad, interés, cariño, celo y entrega".

La fachada esta realizada en granito procedente de la India y esculpido en Málaga por un artista ceutí siguiendo "los más modernos procesos de trabajo en piedra, mediante el uso de ordenadores y robótica". En la fachada van esculpidas diferentes divinidades así como motivos florares basados en la flor por excelencia del hinduismo, el loto.

"El interior de la sala del templo", detalló Ramchandani, "es de madera, material que se usa casi exclusivamente en el estado de Hiérala en el sur de la India. El altar, en sánscrito graba grifa que significa que es la matriz o centro del templo, está realizado en madera con el piso de mármol siguiendo el estilo rajasthani del norte de la India.