Publicado 12/03/2022 18:56

Los técnicos veterinarios critican a la consejera de Salud Pública de Melilla por "amenazas" y "menosprecio"

Archivo - Vista general y aérea de Melilla
Archivo - Vista general y aérea de Melilla - EUROPA PRESS - Archivo

MELILLA, 12 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los técnicos en Salud Pública han enviado un informe al presidente de la Ciudad, Eduardo de Castro (Grupo Mixto), advirtiendo de "amenazas" y "menosprecio" por parte de la consejera de Salud Pública, Francisca Maeso (PSOE), por sus intentos de cumplir con las normas, tras la aparición de un elevado número de casos de rabia en perros en Melilla.

En el escrito, que también ha sido enviado a la Dirección General de Salud Pública, a la Dirección General de Función Pública y a la Junta de Personal de la Ciudad Autónoma de Melilla, han expuesto "los graves acontecimientos que se están sucediendo en los últimos meses" en la ciudad española del norte de África en relación a la sanidad animal y zoonosis, con la aparición de un elevado número de casos de rabia.

Por ello, han subrayado que los empleados públicos que suscriben este escrito "han intentado, en todo momento, cumplir fielmente con sus funciones y, sobre todo y lo más importante, el cumplimiento estricto de la normativa vigente en materia de salud pública y sanidad animal, pero a la vista de que por parte de la Sra. Consejera de Políticas Sociales, Salud Pública y Bienestar Animal, se nos está continuamente entorpeciendo y dilatando en el tiempo nuestro trabajo, menospreciándonos, amenazándonos veladamente y poniendo en entredicho nuestra honradez personal y capacidad profesional, redundando todo ello en un riesgo para nuestra salud y, lo que es peor, para la Salud Pública, es por lo que se emite este informe a los efectos que procedan".

El documento, rubricado por la Jefa de Sección Técnica de Salud Pública y Consumo, el Jefe de Sección de Inspección Veterinaria, responsable de la Unidad de Sanidad Animal y Zoonosis, y por el responsable de la Unidad de Seguridad Alimentaria, han apuntado que desde hace tiempo, y, sobre todo, en los dos últimos años, vienen emitiendo informes "sobre el peligro que supone en una ciudad como la nuestra el que se encuentren deambulando animales (perros y gatos) vagabundos y asilvestrados, sin ningún tipo de control sanitario".

"EXACERBADO ANIMALISMO"

Sin embargo, los técnicos han denunciado que "de todos estos informes la Sra. Consejera ha hecho caso omiso, en base a un malentendido y exacerbado animalismo (en las reuniones que manteníamos siempre hacía gala de su animalismo por encima de todo situándolo al mismo nivel que la Salud Pública y a veces incluso por encima) no estando satisfecha con nuestro trabajo, y, lo que es peor, intentando anularnos, evitando solicitarnos informes sobre asuntos que son y siempre han sido de nuestra competencia e informados por los técnicos".

En su informe, han subrayado que "esta animadversión comenzó a raíz de la presentación por nuestra parte de un Proyecto de Creación y Control de Colonias Felinas en la ciudad, a través del método CES. Este proyecto fue en principio muy del agrado de la Sra. Consejera, pero, una vez realizadas algunas modificaciones e introducidos algunos cambios por su parte, cuando ya se encontraba sólo a la espera de dotación presupuestaria y de un mínimo personal para llevarlo a cabo, que sería, según se disponía en el mismo, gestionado y controlado directamente por la Administración y en colaboración con asociaciones y voluntarios animalistas, Colegio de Veterinarios, la Sra. Consejera, les indica a los técnicos presentes en la reunión que quería que se le otorgase un protagonismo especial a una determinada asociación animalista".

"Ante este trato de favor con una entidad concreta, nosotros nos negamos alegando que en la ciudad existen otras asociaciones y voluntarios particulares que deseaban y tenían que participar, y que son los que actualmente ayudan a estos animales con sus propios medios, y que además esa modificación iba en contra del propio espíritu del proyecto" han resaltado.

Sin embargo, han criticado que la consejera, sin informe técnico veterinario, concedió a dicha asociación una subvención de 24.000 euros para llevar a cabo un proyecto CES en la ciudad, "proyecto que no contaba con nuestro informe favorable al no ser adecuado ni completo y, considerando que en Melilla tenemos el grave problema de la rabia, este tipo de proyectos deben ser muy escrupulosos con todos los protocolos de lucha contra la enfermedad, y por supuesto controlados y liderados por la Administración, no por una asociación privada".

Por ello, han admitido que "a partir de ese momento las relaciones con esta consejera prácticamente desaparecen" y comienzan los "gritos" e "insultos", tanto en su despacho como en los pasillos, "siendo testigos todos los empleados públicos presentes en ese momento, incluso el vigilante de seguridad".

En conclusión, ha señalado que "como se puede comprobar del presente escrito, la Sra. Consejera de Políticas Sociales, Salud Pública y Bienestar Animal, Doña Francisca Ángeles García Maeso está actuando en contra de los tres técnicos veterinarios de esta Dirección General, a los que insulta, grita, amenaza, menosprecia o ningunea en su trabajo; personas que, en algunos casos llevan más de 30 años de funcionarios en el ejercicio del cargo, pretendiendo anular sus actuaciones y llevándolos al ostracismo".

"Todo esto está poniendo en grave riesgo nuestra salud, tanto psíquica (por lo detallado antes) como física, ya que por su negligente actuación durante estos meses se ha provocado un aumento en los casos de rabia en la ciudad sobreexponiendo al virus a técnicos y operarios que deben realizar las tomas de muestras para el diagnóstico, con el consiguiente peligro que eso conlleva" ha concluido el informe de los tres técnicos contra su consejera de Salud Pública.

Más información