Vivas exige "firmeza y contundencia" para defender la frontera de Ceuta, "que no es solo una valla"

Actualizado 02/09/2018 22:05:01 CET

CEUTA, 2 Sep. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Ceuta, Juan Vivas (PP), ha destacado este domingo durante su discurso en el acto institucional con el que se ha conmemorado oficialmente el Día de la Autonomía que la frontera de la ciudad autónoma "no es solo una valla", sino "mucho más: es la delimitación territorial de nuestra jurisdicción y soberanía", por lo que ha exigido "firmeza y contundencia" para "proteger y defender su integridad y la de quienes la vigilan y custodian, nuestros guardias civiles y policías".

En su alocución, el líder del Ejecutivo autonómico ha puesto de relieve que los funcionarios de ambos Cuerpos desarrollan su trabajo en Ceuta frente a la presión migratoria "en unas condiciones de extrema dificultad y alto riesgo", y ha defendido que "es bueno que sepan que no están solos, que sus heridas nos duelen, que cuentan con el aprecio y respaldo de todos los españoles, en particular, y de manera muy especial, con el de los ceutíes".

Vivas ha presumido de que quien quiera "conocer un lugar donde el patriotismo forme parte de la vida cotidiana" debe "venir a Ceuta" para comprobar "cómo la supervivencia de nuestra ciudad depende de los principios y valores que son pilares de nuestra Constitución: de nuestra integridad territorial, la seguridad y confianza en el porvenir; de la solidaridad, la igualdad entre todos los españoles; del imperio de la ley, la convivencia entre personas de distintos credos y culturas".

También para conocer "cómo aquí se asumen las consecuencias de ser frontera terrestre de Europa en África" y "el cariño y respeto de los ceutíes a los símbolos de la patria y a nuestro ejército, sin complejos, sin ambigüedades".

El presidente ha vuelto a demandar "el esfuerzo que precisan desde hace tiempo la frontera, su entorno y su perímetro en infraestructuras y en medios humanos, materiales y tecnológicos", y ha recalcado que, "en lo concerniente a la presión migratoria, a los ceutíes nadie les puede dar lecciones de humanidad ni de solidaridad, porque siendo muchos los años, muchas las vivencias, mucha la presión, nunca una manifestación de rechazo, xenofobia o racismo; nunca ni tan siquiera la intención de abandonar nuestras obligaciones".

"Tampoco nadie puede pretender", ha añadido, "que, por causa de nuestra singular situación geográfica, Ceuta tenga que soportar una carga que nos desborde; dicho de otra forma, y para que todo el mundo lo entienda, la estancia de inmigrantes irregulares en nuestra ciudad, adultos y menores, debe estar limitada a la capacidad de acogida de los recursos disponibles".

"Lamentablemente en algunas ocasiones, más de las deseadas, se ofrece de nuestra ciudad una imagen sesgada cuando no manipulada, algo que duele, que entristece y que justifica el empecinamiento", ha terminado, "por contar y cantar las excelencias y atractivos de una tierra fecunda, diversa, profunda, hermosa y mágica, que sorprende y enamora a quien la conoce; de buena gente, hospitalaria y amable, que quiere y sabe vivir compartiendo, que quiere y sabe convivir; de atardeceres de ensueño en los que el cielo se enciende y el astro sol busca su reposo en un mar que es madre y cuna de Occidente; un lugar donde el grito de '¡Viva Ceuta!' suena cual eco fuerte de un '¡Viva España!".

Más allá del "hecho fronterizo" y de la presión migratoria, Vivas descartado expresamente dar pasos para, a través de la Disposición Adicional V de la Constitución, convertir a Ceuta en comunidad autónoma, y ha dicho que "en interés de los ciudadanos, a los que servimos y nos debemos, creo que el verdadero reto está en gestionar mejor, de manera más eficiente y eficaz, antes que en elevar el rango o aumentar las competencias".

"Nuestra experiencia de autogobierno merece una valoración positiva gracias al Estatuto de Autonomía: somos un ayuntamiento, y a mucha honra, pero además somos una entidad que, en aspectos esenciales, se asemeja a una comunidad autónoma", ha recordado el político ceutí, que preside la Ciudad desde 2001 y que quiere volver a liderar la candidatura del PP en 2019.

Mirando hacia el futuro, y "en base a la experiencia vivida" este domingo, ha considerado que los "esfuerzos" de la Administración autonómica deben centrarse "desde la responsabilidad y el consenso" en "la confirmación o refrendo de nuestra singular naturaleza jurídica; la solución de las disfunciones que ocasiona la falta de potestad legislativa; y el desarrollo de las oportunidades que aún ofrece la facultad reglamentaria".

El presidente también ha hecho una "apelación a la unidad" tanto a escala local "para no permitir que nada ni nadie siembre la semilla de la división, el odio o el enfrentamiento por razones religiosas o culturales" como estatal "para seguir siendo lo que somos: una gran nación, la patria común e indivisible de todos los españoles" y para "tener siempre presentes a las víctimas del terrorismo y atender sus legítimas demandas de verdad, memoria, dignidad y justicia".

Durante el acto institucional han recibido la Medalla de la Autonomía de la Ciudad el Equipo de Respuesta Inmediata ante Emergencias (ERIE) de Inmigración de la Cruz Roja; el Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Universitario; el artista Ginés Serrán Pagán y el político Adolfo Hernández, uno de los 'padres' del Estatuto de Autonomía de 1995.