Raphael: "El día que sienta que no puedo seguir desapareceré sin despedidas"

Actualizado 18/05/2012 14:33:06 CET
El cantante Raphael
BEATRIZ VELASCO/EP

MADRID, 18 May. (Por Irene Díaz) -

Raphael vuelve con un nuevo trabajo, 'El reencuentro', un nuevo disco de doce temas compuestos para él por Manuel Alejandro, responsable de sus mayores éxitos. A sus sesenta y ocho años recién cumplidos, 'el niño de Linares' inicia una nueva y monumental gira mundial que le llevará por varios continentes.

Abuelo por sexta vez de la mano de su hijo Manuel y Amelia Bono, Raphael habla orgulloso de la unida familia que ha sabido crear junto a su mujer Natalia Figueroa. El matrimonio celebrará el próximo catorce de julio sus cuarenta años de casados consolidándose como una de las parejas más estables del mundo del espectáculo.

Después de sus sagradas vacaciones en familia, que serán en el mes de julio, el cantante se dejará ver en el Starline Festival, treinta días de música, gastronomía, cultura y espectáculo con el paisaje natural de Marbella como telón de fondo.

- Cuéntanos Raphael, ¿no habrá vacaciones este año?

- Sí, claro que sí, el mes de julio está cerrado para la familia, como siempre.

- Luego te dejarás ver en el Starline Festival...

- Es una alegría volver a Marbella, hacía tiempo que no cantaba allí y guardo muy buenos recuerdo de la ciudad así que espero con ansias que llegue el día once de agosto para reencontrarme con el público de allí

- Háblanos de tu nuevo trabajo, ¿por qué trabajar de nuevo ahora con Manuel Alejandro?

- Tenía que ser, Manuel y yo hemos hecho tantos éxitos uno tras otro, especialmente en la época de los sesenta. Dejamos de trabajar juntos sin ninguna razón aparente, él empezó a grabar con otros artistas que le requerían y yo a cantar de otros autores que me estaban buscando. Triunfamos cada uno por nuestro lado pero seguimos conservando la amistad y reuniéndonos de vez en cuando hasta que el año pasado decidimos juntarnos de nuevo y volver a empezar. Sabíamos que algún día volvería a ocurrir.

- ¿Como ha sido el reencuentro?

- He vuelto a trabajar con alguien que sabe emocionarme con cada tema que me presenta, sus canciones están llenas de calidad, son doce temas impresionantes en los que agarrarme que llegan incluso a saltar las lágrimas. Doce grandes que van a entrar a formar parte de la joya de la corona.

- ¿Os habéis encontrado muy cambiados?

- No, el paso de los años nos ha dado serenidad para afrontar lo bueno y lo malo, a los dos nos gusta llegar a la perfección y no quedarnos a medio camino.

- ¿Tienes algo que reprocharle a la música?

- Nada, jamás lo he tenido.

- Ni si quiera el haber faltado mucho en casa...

- No, eso no puedo achacárselo a la música sino a mi mismo pero tengo la gran suerte de haber conseguido lo que todo el mundo ansía, trabajar en lo que a mi me gusta, esa es una suerte impagable.

- Natalia y tú cumplís este verano cuarenta años de matrimonio, ¿cual es el balance?

- Maravilloso, Natalia es un ser excepcional, tuve mucha suerte encontrándola y más aún llevando como ha llevado todo lo que mi profesión significa, no es fácil y ha sabido hacerlo muy bien. Es una madre excepcional y una compañera de viaje insuperable.

- ¿Lo celebrareis de manera especial?

- No, lo celebramos todos los días, reuniéndonos con nuestros hijos, sus parejas y sus hijos. Ver a la familia reunida en nuestra casa no es algo excepcional.

- ¿Cómo habéis conseguido mantener esa unidad?

- Dándoles mucho cariño y haciendo que se sientan como en casa, las parejas de nuestros hijos nunca se han encontrado extrañas en casa. Desde siempre les hemos animado a traerles y allí se han quedado.

- Además de voz, ¿qué hay que tener para triunfar en el mundo de la música?

- Sentimiento y frescura, es importante que el público no te note cansado y para eso lo mejor es amar la profesión.

- ¿Cómo mantienes el ego a raya?

- Dejándolo en una esquina, no tirando de él. Afortunadamente mi vida transcurre dentro de la normalidad en ese sentido, no necesito decir yo porque ya me señalan como él.

- ¿Qué te falta por conseguir?

- Todo, para mi cada año es un reto, soy una persona que nunca mira al pasado, vivo en el presente y pienso mucho en el futuro. No me gusta ser maestro de nada, disfruto aprendiendo. Ahora salgo tranquilo, a disfrutar con la gente.

- ¿Se echa de menos que la televisión apueste más por la música?

- Mucho, a mi particularmente no me afecta, pero para la gente que empieza es importante.

- ¿Cómo ves el camino musical de tu hijo?

- Fenomenal, tengo pasión por Manuel, está luchando y pegará algún día la campanada porque se lo merece.

- ¿Asusta ver lo complicado que está el futuro para los jóvenes?

- Duele pero también hay que hacerles entender a los jóvenes que para conseguir algo hay que trabajar duramente, yo no he dejado de trabajar desde los catorce años. No puedes quedarte quieto quejándote de cómo está el mercado, que efectivamente está muy mal, tienes que salir a luchar con lo que tienes.

- Tienes fama de ser muy cercano, ¿lo eres?

- Sí, siempre lo he sido, intento hablar al público tal y como soy, sin adoptar poses porque sé que el público es inteligente, no se le puede engañar.

- ¿Nunca te invade la nostalgia?

- No, si hay que recordar se recuerda, tengo muchos momentos inolvidables en mi memoria pero me gusta vivir el presente.

- ¿Sería una tragedia para ti sentir que debes retirarte?

- No, tengo asumido que ese día llegará en algún momento pero lo veo todavía muy lejano. El día que me encuentre sin ilusión o no pueda dar lo que estoy acostumbrado a dar desapareceré pero sin despedidas ni homenajes, no son tan trágico.

- Tus giras son siempre monumentales, ¿las disfrutas como antes?

- Igual, soy carne de escena, siempre lo he sido.

- ¿Hay algún lugar en el que te guste más cantar?

- América Latina es tremenda conmigo y eso no lo olvido pero en España me siento feliz, muy querido. Es difícil que te quieran en tu propia tierra y yo en ese sentido he tenido mucha suerte.

- ¿Por qué elegiste Madrid para vivir?

- Es una ciudad muy acogedora que en seguida te hace sentir en casa.

- ¿Cómo es tu día a día cuando no estás trabajando?

- Paso mi tiempo libre en familia o con amigos y no suelo salir muy lejos.

- ¿Cómo estás de salud?

- Bárbaro y muy agradecido.

- ¿Cómo te cuidas?

- Antes paseaba, me encanta hacerlo por la playa cuando está vacía pero en Madrid es imposible así que me he aficionado a la cinta y a ella me subo todos los días.

- ¿Te sientes realizado como padre?

- Sí, estoy muy orgulloso de mis hijos y siento que me quieren, esa es la mejor señal de que las cosas han ido bien.

- Y lo de abuelo, ¿está ya asumido?

- Claro, todos me llaman por mi nombre que es como debe ser y son estupendos.

- ¿Qué será lo próximo?

- Manuel está trabajando ya en un nuevo disco, queremos que al menos sean tres.

- ¿Nunca te ha atraído el componer tus propios temas?

- No, sé muy bien donde está mi sitio, como compositor no le llegaría ni a suela del zapato al soy intérprete que soy por eso prefiero ponerme en manos de los mejores.