Actualizado 26/09/2021 10:53 CET

Aitana Ocaña, desvela el drama que está viviendo entre lágrimas: "No puedo forzar la situación"

Archivo - Aitana Ocaña en una imagen de archivo de Europa Press.
Archivo - Aitana Ocaña en una imagen de archivo de Europa Press. - EUROPA PRESS - Archivo

   MADRID, 26 Sep. (CHANCE) -

   Aitana Ocaña está viviendo uno de sus peores momentos. La artista, que salió de la academia de 'Operación Triunfo' y se ha convertido en una de las grandes cantantes del momento, ha tenido que aplazar su concierto en Cádiz por un problema en las cuerdas vocales. Ha utilizado sus redes sociales para expresar lo que siente y no ha podido evitar las lágrimas. Así lo ha contado:

   "A principios de septiembre tuve laringitis, algo que no es muy fuerte, pero el problema es que se me inflamaron las cuerdas vocales y tuve que aplazar conciertos. Ayer, después de tres semanas volví a Sevilla y la verdad es que tenía muchísimas ganas de volver, de hecho mi médico me dijo que no estaba del todo capacitada porque todavía cuando tienes laringitis, para la voz hablada está bien, pero para la cantada no" empezaba contando Aitana.

   Sin poder aguantar las lágrimas, la cantante ha confesado que ha hecho todo lo posible para tener voz, pero no ha podido ser: "He hecho todos los días calentamiento y quise hacer el concierto de Sevilla, fue un subidón. Lo pasé un poco mal porque a mitad del concierto me empezó a doler otra vez, cuando terminé me quedé disfónica, ahora por lo menos tengo voz. Estuve toda la noche, llamé a mi vocal coach y me dijeron que si descansaba a lo mejor al día siguiente volvería a tener voz".

   Y finalmente se rompía al tener que informar a todos sus seguidores que cancelaba su concierto: "Me he levantado casi sin voz, he estado haciendo calentamientos y no puedo hacer ni siquiera la escala y bueno... tengo que cancelar el concierto de hoy de Cádiz, me sabe fatal hacer esto, pero por desgracia tengo que cancelar unos conciertos y para mí es una mierda, no quiero que nadie piense que no soy responsable porque todos los días caliento la voz, estoy atenta, me la cuido y soy responsable con mi trabajo, pero es que no puedo forzar la situación".

Contador