Ángel Garó desvela su poderoso patrimonio

Ángel Garó confiesa su enorme patrimonio
EUROPA PRESS
Publicado 18/11/2018 13:16:19CET

MADRID, 18 Nov. (CHANCE) -

Tras salir de la casa de Gran Hermano, Ángel Garó volvía a Sábado Deluxe y dejaba a todos los allí presentes sin palabras al confesar las grandes cantidades de dinero que se había embolsado es sus mejores tiempos profesionales y el enorme patrimonio que atesora fruto de su trabajo.

Durante la entrvista, Garó se declaraba un auténtico amante del arte y confesaba que gran parte del dinero que ha ganado en su larga trayectoria profesional, lo ha dedicado en ello, llegando a atesorar una gran colección de arte, "Yo en lo que he invertido ha sido en mi colección de arte que abarca obras desde el siglo XV hasta obras de Picasso. Son unas 300 obras. Esa ha sido mi gran inversión".

Ante esto, los colaboradores del programa se quedaron atónitos y le preguntaron el por qué de que siguiera trabajando y participado en realities con el enorme e importantísimo patrimonio que tiene, y el humorista respondía que todavía no puede vivir sin trabajar, pero en tono de broma afirmaba: "Lo que si podría hacer, que a veces me lo planteo, es venderlo todo e irme a vivir a un sitio que me guste y cocinar".

Además de arte, entre su gran patrimonio, Ángel Garó tiene un edificio entero en una de las calles más céntricas de Málaga que, como contaba en la entrevista, cuando lo compró "era una casa de teja muy humielde, pero en una zona espléndida" en la que ha tenido que invertir mucho dinero para restaurarla, vendiendo incluso una casa que tenía en una de las zonas más exclusivas de Madrid, "vendí mi casa de Boadilla del Monte y todo lo invertí en ese edificio. Convertí una casa malagueña del siglo XIX en un palacete".

Cuando le preguntaron por el valor que podría tener toda su inversión en estos años, el humorista no se atrevió a decir una cifra económica asegurando que "las obras de arte tiene siempre un valor relativo" aunque reconocía que, por si acaso, lo tiene todo asegurado.

Pero la gran revolución llegó al plató cuando el presentador le lanzó la pregunta indiscreta de cuánto se había podido embolsar en sus múltiples apariciones en televisión cuando era toda una estrella, y Ángel confesaba que por una gala especial para televisión española en 1994 cobró la friolera de 65 millones de pesetas, algo más de 390 mil euros.

Y por si fuera poco reconocía que "por 9 programas con Isabel Gemio en Sorpresa, sorpresa, cada programa, fueron unos 24 mil euros y eran 15 minutos".

Contador