Actualizado 24/06/2020 17:47:27 +00:00 CET

Belén Esteban y Jorge Javier Vázquez firman la paz fría

Belén Esteban y Jorrge Javier se reencuentran en plató tras el brutal encontronazo que protagonizaron el sábado.
Belén Esteban y Jorrge Javier se reencuentran en plató tras el brutal encontronazo que protagonizaron el sábado. - ARCHIVO

   MADRID, 23 Jun. (CHANCE) -

   El momento que toda España estaba esperando se ha producido a las seis y veinte de la tarde, hora torera. Jorge Javier Vázquez y Belén Esteban se han visto las caras tras la brutal discusión que protagonizaron el pasado sábado durante la emisión de Sábado Deluxe.

   Recordemos que explotó la tensión entre ellos tras el alegato que hizo Belén Esteban en contra de la gestión llevada a cabo por el Gobierno en la crisis del coronavirus. Discurso que el presentador despreció aludiendo que no le había prestado atención mientras hablaba "me ha parecido un rollazo y me he evadido. Mientras hablabas, he aprovechado para mandar mensajes a unos chorbos...".

   Visiblemente enfadado ya, Jorge continuó lanzando dardos a la recién incorporada colaboradora: "Has dejado de ser la princesa del pueblo para ser una Cayetana"; "No uses ese discurso barato"; "Deberías hacerte epidemióloga"; "¿Por qué no hablamos de lo que sabemos, le soltó entre otras lindezas.

   Belén le rebatió: "Sabes que llevo algo de razón", para culminar con la frase que hizo explotar a Jorge Javier: "Tú no lo entiendes porque tú no lo vives y no tienes amigas que cogen el metro...". Tras escuchar esto el presentador se dejó llevar por la ira y, perdiendo los papeles, espetó: "Belén, estoy hasta el mismísimo de que me digan 'tú no lo vives'. ¡Eso sí que no te lo voy a permitir y aquí sí que me cabreo! Me da igual que tengas amigas que van en metro y yo también tengo familia y gente mayor! No me pongas en un lugar en el que no estoy. No vayas con ese rollo barato porque por ahí sí que no voy a pasar".

   Un brutal encontronazo que terminó con el presentador abandonado el plató, Lidia Lozano al mando del programa y una lacrimosa Belén Esteban que no sabía si irse o quedarse.

   La actitud de Jorge Javier ha sido duramente criticada, no solamente por el público, que se ha posicionado claramente del lado de Belén, sino también hasta por su compañeros de cadena, a los que les ha parecido una falta de respeto a la audiencia.

   Belen y Jorge discutiendo

Hoy las aguas tenían intención de volver a su cauce. Belén se ha incorporado oficialmente a su trabajo, cobrando su sueldo y ha esperado la hora de rigor hasta que el presentador ha hecho su aparición. Durante la emisión de Sálvame Limón, la colaboradora ha tenido la oportunidad de explicar la actitud que tuvo el sábado en lo que han llamado 'la primera cumbre por la paz entre Jorge Javier y Belén', conducida por la siempre recurrente Lidia Lozano. "La situación es salvable, pero yo me sentí mal y lo tuve que decir. Entiendo que Jorge Javier se sintiera mal, pero durante tres meses he escuchado hablar aquí y habrá cosas en las que esté de acuerdo y otras que no. Lo único que he reprochado es que no haya una unión. Lo que dije es que me daba vergüenza el Congreso porque veía como se peleaban", ha comentado la de Paracuellos visiblemente nerviosa ante la espera de la aparición del presentdor.

   Tras la postura que mostró el sábado, Jorge Javier ha sido calificado de 'camarada', algo que él ha recibido con gran sentido de humor y, haciendo gala del mismo, ha adecuado su atuendo a su nuevo apelativo vistiendo una casaca negra y pidiendo que le traigan el San Judas para que les ayude a conciliar. En su entrada a plató ha asegurado que durante estos tres días ha estado tranquilo y ha preferido no informarse de nada. No se arrepiente de haber abandonado el plató porque hubiera sido peor si se hubiera quedado y ha confesado: "me pongo igual que mi padre cuando se enfadaba". Le ha quitado hierro al asunto asegurando "a Belén la conozco desde hace 20 años, la quiero, la hemos comprado así, sobre el llanto, la queja y el cabreo, y le tengo mucho cariño. Pero en este viaje ideológico no la puedo acompañar".

  Jorge Javier en plató

 Parecía que todo iba bien y la paz estaba cerca hasta que Jorge ha señalado que Belén ha cobrado su sueldo íntegro durante tres meses haciendo dos recetas y probando una cena. Comentario que ha molestado visiblemente a la colaboradora, quien lo ha calificado de "injusto". Y el presentador ha continuado avivando un fuego que parecía estar apagándose: "Belén tiene muchos seguidores y esos discursos exentos de ideologías y vacíos son peligrosos porque enardecen a la gente. Tenemos que tener un mínimo de responsabilidad y no incendiar a las masas desde una posición de privilegio". Para culminar añadiendo: "Belén no es pueblo y yo tampoco lo soy. El pueblo no vive en un chalet con piscina en Paracuellos, cierra una discoteca para celebrar el cumpleaños, alterna con Rosalía y cena con Pablo Alborán. Vamos a dejar de ir de cosas que ya no somos, nos ha ido bien y somos unos privilegiados. Este análisis lo hago queriendo a Belén". Finalmente ha querido tender un puente diciendo: "sé que esto va a quedar una anécdota de la que nos reiremos".

   Belén y Jorge se ven las caras en plató

A las seis y veinte de la tarde se ha producido el esperado encuentro de los dos en plató. No ha habido abrazo y la frialdad reinaba en el plató. Belén entraba seria y Jorge no se ha levantado para recibirla. Lo primero que le ha preguntado el presentador es si cree que esto se va a arreglar, a lo que ella ha respondido: "yo trabajo aquí". Jorge ha continuado "¿por que no has contestado a mi mensaje?", soltando una carcajada. Inmutable ha permanecido Belén para decir: "veía un mensaje que era innecesario y lo recibí como 'soy buena persona y te perdono'. ¿De qué? Yo ahora no me río (…) Me sentí humillada por ti".

La tensión seguía siendo palpable en el ambiente y el presentador, con cierto halo de arrogancia, le ha dicho: "Tu tranquila que te he perdonado", para continuar hablando del futuro laboral de Belén, quien aun no sabe si continuará en Sálvame.

Belen y Jorge protagonizan abrazo poscoronavirus

Finalmente, la cumbre se ha cerrado sin limar asperezas y con cierta dosis de tensión por parte de Belén y sorna por la de Jorge Javier mientras posaban para la foto escenificando el abrazo poscoronavirus, uniendo sus codos. La puntilla a este rencuentro la ha puesto la colaboradora: "yo soy una profesional y hoy no voy a abandonar el plató". 

También te puede interesar...

-Sigue los pasos de Javier Bardem: ¡hazte con unas gafas de sol recicladas!

-Ana Obregón y Alessandro Lequio muy unidos el día que su hijo, Aless, cumpliría 28 años

-Macarena García icono neorrural

Contador