Actualizado 23/10/2016 16:28 CET

Esteban de 'Super Shore': "Me han ofrecido hacer películas porno"

   MADRID, 23 Oct. (CHANCE) -

   MTV estrena hoy domingo 23 de octubre (22.30h), la segunda temporada de MTV Super Shore, en la que Arantxa, Abraham, Esteban, Elettra, Mane, Caballero, Fernando, Igor y Talía serán poseídos por la fiesta.

   Y es que, desde las costas del sur de España, con sus increíbles clubs de playa y su salvaje vida nocturna, a los 'Shores' les poseerán unas constantes e irreprimibles ganas de juerga.

   El dúo de ligones y compadres formado por Esteban y Fernando no empezará con buen pie El ego podrá con estos dos esculturales cuerpos de buen corazón. Esteban intentará todo lo posible con Talía, pero su amigo le complicará el camino. ¿Serán celos? El valenciano nos contesta a estas y otras incógnitas del programa, a punto de empezar una nueva en México cansado de las pocas oportunidades que hay para los jóvenes españoles, aunque se muestra "profundamente agradecido" con las puertas que le ha abierto MTV, la cadena que le lanzó al estrellato en Gandía Shore .

   CHANCE: ¿Más juerga en Super Shore es posible?

   Esteban: Hombre, sí, siempre nos tenemos que superar a nosotros mismos, esto es así. Tienes que ir a más porque la gente es lo que está esperando. Aparte este año el aliciente que hay es que ya nos conocemos y la confianza da asco. Sabemos de qué pie cojea cada uno y por esa regla de tres hay más conflicto, más amor, desamor Al principio íbamos con algo más de cautela, en cambio en este segunda ya sabemos cómo es cada cual.

   CH: El dúo de los ligones, Fer y tú, vais a tener vuestros más y sus menos a cuenta de Talía

   E: Sí. Fernando este año entra con novia, ha estado un poco condicionado en ese aspecto, pero también ha dado juego a su manera. En algunos momentos me ha molestado en ese aspecto con Talía o con otras chicas. Hablando claro y en plata, me ha tocado un poco los huevos. Son cosas del reality, no deja de ser contenido. No es oro todo lo que reluce, así que tendréis que verlo. Los amigos también discuten, va a ver muchas sorpresas en esta edición.

CH: ¿Se puede encontrar el amor en televisión?

   E: Por supuestísimo, el amor nunca sabes dónde lo vas a encontrar. El día menos esperado vas a comprar el pan y la de la panadería está buenísima. En el programa pasa lo mismo, vas con ánimo de ser un ligón y, de repente, encuentras a una chica que te gusta muchísimo y dices: '¡Me he enamorado! Yo, en esta edición, entré con ganas de enamorarme

CH: ¿Vas con pies de plomo? ¿Temes que se enamoren del personaje mediático y no de Esteban?

   E: Siempre busco una mujer que le guste más como soy yo. Hoy en día somos muy virales con las redes sociales, hay muchas chicas que te siguen. Pero yo quiero gustar por cómo soy, que se fijen en mi interior más que en el físico. Tendré que ser un buen womanizer hasta que encuentre la que verdaderamente me guste.

   CH: ¿Qué ha significado para ti Super Shore?

   E:¡Es la hostia! Es un programa que gusta y al que le gustaría ir a mucha gente. Estás en una casa, sales de fiesta, la convivencia con los compañeros, al final terminamos siendo una familia con nuestros pros y nuestros contras, luego tienes vacaciones pagadas Que se me entienda bien, que nosotros trabajamos y lo pasamos mal en algunos momentos. Super Shore para mí es el programa por excelencia, el mejor que existe porque no hay expulsados, es simplemente pasarlo bien y generar contenido para que la audiencia se divierta. Es como una serie, se enganchan a ciertos personajes, sin guión, espontáneo. Es la madre de los programas.

   CH: Pero, ¿te ha cerrado puertas?

   E: Sí, a veces sí. Sobre todo a la hora de negociar con marcas, como en mi caso con el tema de la moda. El programa es más de desmadre que de cultura, las cosas como son. También la gente es muy hipócrita porque todo el mundo hace lo que hacemos nosotros, lo que pasa es que a nosotros nos graban con una cámara. Sí, hay puertas que se cierran, pero tengo que estar muy agradecido por esta oportunidad, gracias a ellos me puedo ir a México a buscarme la vida. Se me cierran puertas, pues ya se me abrirán otras.

   CH: ¿Qué te ha dado y qué te ha quitado la televisión?

   E: Me ha dado la oportunidad de darme a conocer tal y como soy. La gente tiene muchos prejuicios y juzga sin saber. Te ven con tantos tatuajes y ya se hacen una idea, totalmente equivocada. Me ha abierto puertas y la oportunidad de hacer otras cosas, conocer a mucha gente. Además, me ha permitido crecer en las redes sociales, que estoy muy agradecido porque tus fotos las ve mucha gente y nunca sabes quién puede verte. Todo son cosas buenas. Lo malo, pues que si vas a negociar con firmas serias, ven el programa en el que estás y se retraen. Pero soy como soy y punto

   CH: ¿Quieres encaminar tu profesión en la moda o es solo una experiencia más?

   E: Me encantaría dedicarme al mundo de la moda, pero soy realista, es muy complicado. Somos muchos y las agencias quieren chicos muy altos, delgados, perchas, quieren todoterrenos, y mi perfil es un poco más exclusivo, voy muy tatuado, mido 1,83, no soy bajito, pero ellos quieren en los desfiles a chicos más altos. Me encantaría hacer campañas de ropa interior, por ejemplo, que creo que se me daría bastante bien, pero las marcas son reticentes. Es muy complicado, tienes que tener buenos contactos, saber con quién moverte. Donde hay dinero hay mamoneo, y si no vas de la mano de alguien, es bastante complicado. Sigo buscando, pero mientras tanto sigo haciendo otras cosas con los pies en la tierra y la mirada en las estrellas.

   CH: ¿Qué no harías nunca en televisión?

   E: Me han ofrecido hacer películas porno y eso ni de coña. Aunque yo salga en los programas de MTV ligando, la cadena cuida siempre la imagen de todos nosotros. Se verán las sábanas moverse, pero nunca será de una manera denigrante. Es algo que valoro muchísimo. Lo del porno no me gusta, creo que eso es algo privado.

CH: ¿Qué proyecto te gustaría que llegara?

   E: Me encantaría hacer una película de acción, eso estaría genial; y hacer una campaña para alguna firma italiana sería espectacular. Salir en carteles grandes en la Quinta Avenida sería la leche. ¡Hay que tirar para arriba!

CH: Esteban, desde que diste el salto a televisión, ¿cuál es la anécdota más surrealista que te ha sucedido?

   E: Cosas surrealistas ¡ya estamos curados de espanto!! Me espero de todo. Pues, por ejemplo, cuando le entro a una mujer lo hago bastante educadamente y con respeto, pero es que me mandan muchos mensajes, no solo mujeres, también hombres, de sus intimidades y eso me parece surrealista. ¡Ni me conoces y me mandas imágenes desnudo/a! Flipo, a veces, no me lo puedo creer. Ni les contesto. He tenido todo tipo de proposiciones me ha pasado de todo.

   CH: Al final de la primera temporada se habló de tu bisexualidad. ¿Qué buscas en la persona ideal?

   E: Aquí voy a contestar en dos partes. Lo primero, ¡no entiendo que la gente se llevara las manos a la cabeza con lo del transexual! Ella es una persona normal y corriente, que si a mi me gusta, a la gente le tiene que dar igual. Las mujeres me dieron muy duro en ese aspecto, y yo no estaba haciendo nada malo. Yo le gustaba, ella a mí y ya está, es como si me acuesto con hombres, ¡a ti qué más te da! La gente es muy homófona y se meten en la vida de los demás. Ante todo, aunque fuera antes hombre, ella le da mil patadas a millones de mujeres. Eso me sentó mal por ella, porque son personas normales y que luego les dan cañan en sus vidas por aparecer en televisión. Tengo muchos amigos gays, amigas transgéneros y no me gusta nada que se metan con el colectivo LGTB, me duele bastante. La gente tira dónde más duele. Y lo que pasó con la bisexualidad es que estaba un poco cansado de mis últimas relaciones. Tampoco quiero decir que yo fuera un santo, lo he pasado mal. En algún momento dije que si con las mujeres no me iba bien, a lo mejor tenía que cambiarme de acera, lo mismo ahí sí que encuentro la felicidad, nunca se sabe. Esa puerta tampoco la cierro. En esta vida nunca digas que de esa agua no beberé y este cura no es mi padre.

   CH: ¿Te has llevado muchas decepciones con las chicas?

   E: Sí, es que no sé qué pasa con las tías. Hoy en día, en el ambiente en el que me muevo a lo que aspiran las mujeres es a no pegar ni chapa, salir de fiesta, encontrar un tío con pasta y vivir del cuento. Así de claro Sueños y metas tienen muy pocas. Y yo quiero una mujer que si se quiere bajar la luna, se la baje ella sola, que no dependa de un hombre. Entre eso, las redes sociales y la fiesta ya no hay respeto. Enseguida se ponen los cuernos, prefiero estar solo que mal acompañado, así duermo tranquilo.

   CH: ¿Qué deportes practicas?

   E: Hace tiempo hice rugby, pero me operé de la rodilla por una lesión. Luego hice fútbol americano, fútbol, atletismo, ahora estoy con el crossfit, salgo a correr a la playa. La verdad es que me gustan muchísimo todos los deportes. Ahora en México me encantaría apuntarme a una liga de béisbol.

   CH: Cuando tienes tiempo libre, ¿qué otras cosas haces?

   E: Lo que más me gusta es el deporte, pero me encanta ir al cine, estar con los amigos, una buena comida, pasarlo bien, con gente con la que estoy a gusto, que no tengan maldad y me sienta cómodo con ellos. La fiesta me gusta lo justo.

CH: ¿Has perdido amigos por el camino o has logrado conservarlos a pesar de la fama?

   E: A ver, hay de todo. Hay gente que cuando te empieza a ir bien parece que no lo encajan, pero también hay muchos a los que se les sube a la cabeza. Sí que es cierto que he apartado a mucha gente de mi vida pues porque notas que no se alegran de verdad de todo lo que te está pasando, ahí te das cuenta que esa gente no te aporta. Creo que sigo siendo el mismo, cada vez que puedo estoy con mis amigos del pueblo, me escribo con ellos muy a menudo. Humildad ante todo.

CH: Si hay una tercera temporada, ¿estarás?

   E: Pues Ya se verá. Dependerá de lo que me ofrezcan y de cómo esté en ese momento. Pero siempre estaré muy agradecido con MTV y todo lo que sea trabajo, encantado. Cuando veáis el programa os sorprenderán ciertas cosas y a lo mejor te resuelvo esa pregunta.

   CH: ¿Cuánto tiempo te vas a México?

   E: Por mí, me iría toda la vida. Vivir en el país en el que vivimos, que no tiene ni Gobierno. Prefiero una libertad peligrosa que una esclavitud segura. En España ya sé lo que hay, aquí la gente muy formada se está teniendo que coger la maleta para que les valoren en Alemania. Este país es de pandereta. Si tienes enchufe, entras en cualquier sitio, sino te comes una mierda. Como se vive aquí en ningún lado, pero sé lo que hay, economía la justa, oportunidades lo mismo, así que me voy a un país en el que me valoran, me respetan, me admiran y soy querido.

   CH: ¿Qué vas a hacer?

   E: Voy a buscarme las castañas y aprovechar la fama del programa allí. Estoy encantado con el pueblo mexicano porque me han dado mucho cariño, son muy amables. Me moveré por agencias y trataré de hacer contactos. Si hay la oportunidad de quedarme, me quedaré y sino, volveré aquí