Isabel Preysler, con sus hijas y Ana Kournikova, arropan a Enrique Iglesias

Enrique Iglesias
EUROPA PRESS
Actualizado 17/09/2012 20:40:37 CET

MADRID, 17 Sep. (EUROPA PRESS) -

Enrique Iglesias ha vuelto a poner en pie a las 12.000 personas que llenaban el American Airlines Arena de Miami con su derroche de adrenalina y de ritmo. Y en primera fila, sus seres más queridos, su madre, sus hermanas Tamara y Ana, y su novia, como sus fans incondicionales.

Isabel Preysler no pudo ocultar su orgullo de madre, y sus hermanas, como nunca las habíamos visto: bailando, coreando las canciones, disfrutando y emocionándose con la música de este artista. También, Anna Kournikova vivió intensamente cada minuto del concierto, en el que el cantante volvió a dar lo mejor de sí para sus seguidores.

Además, la buena relación que mantienen y la complicidad que existe entre Isabel y Anna se puso una vez más de manifiesto en este nuevo encuentro, como se aprecia en la imagen que ha publicado la revista 'Hola'.

La esposa de Miguel Boyer se mostró en todo momento muy cariñosa con la novia de su hijo, con la que posó abrazada, y a la que parece querer como si fuera una hija más.

Enrique, que ya lleva 80 millones de discos vendidos, ha dado los dos últimos años un paso de gigante en su carrera. Y es que si con 'Euphoria', su primer disco mitad en inglés, mitad en castellano, no ha dejado de recibir satisfacciones, el 'tour' mundial del mismo nombre ha sido arrollador, tal y como informa la citada revista.

Se estima que la gira mundial de este trabajo, que arrancó en enero de 2011 en San Juan de Puerto Rico y terminará en noviembre próximo en Austin, Texas, habrá sido vista por un total de 1.312.579 espectadores.

Enrique ha vivido momentos memorables en todos y cada uno de los conciertos de su gira. Pero sin duda alguna, el que guardará como un tesoro será el del reencuentro con sus seguidores españoles en Madrid. El resultado fue perfecto.

Y al igual que en Miami, su madre y sus hermanas acudieron a arroparle al Palacio de los Deportes, como sus fans número uno, en una noche en la que se las veía sonreír tras los duros momentos vividos por la delicada salud de Miguel Boyer.