Actualizado 21/05/2020 21:52:11 +00:00 CET

Màxim Huerta y su 'Con el amor bastaba': "No suelo revisar el pasado. No me ayuda" (I)

El periodista y exministro de Cultura, Máximo Huerta
El periodista y exministro de Cultura, Máximo Huerta - GREG A. SEBASTIÁN

   MADRID, 21 May. (CHANCE) -

   'Con el amor bastaba', de Máximo Huerta, narra la educación emocional de un niño con el extraordinario don de volar; es un canto a la búsqueda de la aceptación y la libertad. Con esta hermosa fábula, el escritor nos habla del valor de la diferencia frente a la normalidad y de cómo el amor se convierte en el mejor antídoto para frenar los inevitables desencuentros de nuestras vidas.

   Elio Ícaro vive con resignación la decadencia del matrimonio de sus padres, la angustia de su madre por el futuro que tendrán que afrontar solos, la confusión de su padre, la inquietud de toda la familia. Pero, mientras el niño despierta a la sexualidad gracias a la complicidad de un compañero de colegio, un día también descubre con asombro que tiene un don, es capaz de volar. Esto lo convierte en una persona admirada por sus vecinos, pero también en alguien diferente. En mitad de sus revueltas, los padres quieren protegerle, pero lo único que él necesita es comprensión, aceptación y cariño para completar su educación emocional y encarar el angosto pasadizo que nos conduce de la adolescencia a la madurez.

Màxim es simpático, cercano, como siempre le hemos conocido en la televisión. A sus 49 años ha visto como su vida ha ido fluyendo como sus novelas con historias bien diferentes. De la 'noche a la mañana' se convirtió en Ministro de Cultura y Deporte de la era de Pedro Sánchez en junio de 2018, lo que supuso un soplo de aire fresco a la par que críticas a partes iguales. Máximo Huerta se convertía en ministro siendo un chico de la tele, al que vimos durante varias temporadas con Ana Rosa Quintana, para los que desconocen su bagaje literario...

El periodista y escritor desempeñó el cargo de ministro de Cultura y Deporte durante siete días hasta su dimisión al darse a conocer una infracción tributaria ocurrida doce años antes. De la misma forma que juraba el cargo, de la misma manera dimitía, y es como él piensa y se puede observar a lo largo de esta entrevista él no vive de esto, y no suele dejarse atrapado en el pasado.

Recientemente, Tve cancelaba su programa 'A partir de hoy' donde colaboraban figuras como Ana García-Siñeriz, Olga Viza o Gemma Nierga, para las que no puede tener mejores palabras. Sin embargo, como un ave Fénix, o como las alas del protagonista de su última novela Elio Ícaro, sabe resurgir y quitarse las pesadas ataduras.

P: ¿Màxim o Máximo?

   MH: Mis amigos me llaman Max. Mi familia Maxi. En la tele soy Màxim. Máximo es lo que pone en mi DNI y lo que me evita problemas con los billetes de avión.

   P: ¿Qué es una novela de atmósferas?

   MH: Es una novela que habla de la necesidad de ser feliz, de la vida, de la importancia de ser nosotros mismo. Esto es muy importante. 'Con el amor bastaba' habla de la importancia de ser nosotros mismos, que todos reivindicamos. Elio Ícaro es un niño que descubre que es diferente, la familia también es diferente y ahí se reivindicación... Y la pregunta es, ¿cómo actuamos los demás ante la diferencia... ¿Cómo actúa la familia? Yo en la novela reivindico ese valor frente a lo que todos llamamos normalidad, porque en el fondo todos somos especiales, todos somos únicos, todos somos raros como dice el hermano de Elio y todos necesitamos amor. Esta novela es un antídoto, una fábula que tenemos todos ante la necesidad de volar. De ser lo que nos gustaría ser.

   P: Pero, ¡es triste! Para mucha gente puede ser una liberación pero para otros, puede parecer eso.

   MH: Yo creo que es optimista porque te da alas para ver la diferencia, para ser quien te gustaría ser, para marcar tu terrenos, para quitar tu mochila de prejuicios, para quitarte ese peso en las piedras de plomo que llevas y elevarte y yo creo que, en este tiempo, es lo que más se admira. Yo creo que ahora necesitas sentirte más libre, preocuparte de otras cosas y reivindicar lo más importante, tú mismo. Yo creo que la portada es hasta profética y el título. Esas ventanas, el hecho de ser libre, la casa, el deseo de ser feliz.

   P: Bueno habrá que ver si no lo llaman oportunismo, esta palabra que está tan de moda.

   MH: No, lleva impresa en cajas en febrero o marzo. De hecho, la frase es de Aute, que tristemente ha fallecido y estábamos esperando a que abrieran las librerías.

P: Elio vuela y su padre le hace un aparato pesado para evitar que pueda volar, ¡menudo dolor!, ¿no?

   MH: Es que los padres juegan un papel fundamental en esta historia porque con la mejor de las intenciones, los padres siempre intentan ayudar, tanto el padre como la madre, pero también, con las mejores intenciones, pueden destrozar la vida. En esta novela, el padre cree que su hijo será más feliz si no vuela, si no es diferente, y la madre cree que será más feliz si vuela. Entonces, cada uno, en esta historia, que hay una trama de personajes, de instintos, de deseos, de represión, de felicidad y de crítica social, el padre y la madre hacen cosas distintas por su hijo, y ahí está la historia, como muchas veces haces cosas con la mejor de las intenciones, y a veces, con la mejor de las intenciones no es suficiente y como dice él, con ese lamento, 'Con el amor bastaba', nada más.

   P: Es eso, los padres intentan hacerlo con las herramientas que tienen.

   MH: Claro, cada uno lo hace como sabe, no tenemos ni idea de como ayudar a los demás. Cada uno, desde nuestras circunstancias, intentamos ayudar a un amigo, a un familiar, a nuestro hijo, a nuestro padre y pensamos que lo hacemos para bien y nunca nos hemos preguntado qué es lo que el otro necesita.

   P: ¿Qué papel juega Emilio?

   MH: Emilio es el amigo que todos hemos tenido que pasa por todas las etapas: recelo, extrañeza, complicidad, es la amistad verdadera. Representa el pilar... que al principio puede sorprender, pero es la honestidad, la fidelidad, y es el apoyo en la pelea que tiene y en el descubrimiento del amor.

   P: ¿Qué hay de ti de los personajes, aparte que seas el padre del libro?

   MH: Todas las novelas son un reflejo de lo que he vivido. Todas las novelas de los escritores son reflejos biográficos de lo que vives, de lo que sufres, de lo que ves, de lo que lees, incluso de lo que comes. Esta novela es un reflejo de la libertad... escribes para llenar esos vacíos: para modificar esa realidad, para disfrazarla o para reivindicarla y yo aprovecho todas mis experiencias. En todos los personajes hay algún rasgo del autor y también hay algo mío.

P: Entonces, y hasta donde me permitas llegar, ¿tú has tenido un padre y una madre reflejo de los personajes?

   MH: No, que va. Mi padre y mi madre, cada uno con sus circunstancias, no se parecen a los de esta novela precisamente. Seguramente, se parezcan más a los de 'La noche soñada'. Los fantasmas de la infancia no están aquí. 'La parte escondida del iceberg', si soy yo.

P: ¿Estás cansado de que te pregunten últimamente, estos años, por la política?

MH: No que va. Mi madre siempre me decía de pequeño: "Prohibido aburrirse" y nunca lo digo. Por eso no me canso, ¿cómo me voy a cansar?

P: Al final se queda todo en el ministerio y parece que los demás han hecho un mundo.

MH: Sí, sí los demás. De hecho he visto un titular que no he dicho yo, pero bueno te tienes que acostumbrar. Como dice el entrenador de Rafa Nadal, el primer verbo que tienes conjugar es acostumbrarte, y hay que acostumbrarse a muchas cosas: a ganar, a perder, amigos, parejas, trabajos... Hay que acostumbrarse a no ganar todos los partidos. En ese sentido, el drama lo están haciendo los demás. Yo no he hecho ningún drama. Yo me callé, he estado en silencio y respondo cuando me preguntan, pero el drama y la exageración lo han hecho los demás, yo no.

Si quieres seguir leyendo hay una segunda parte, en la que Máximo desvela cómo llegó a ser Ministro de Cultura.

Contador

Para leer más