Actualizado 07/12/2016 11:54 CET

Paz Padilla: "Cuando me separé hice una fiesta de espuma"

   MADRID, 7 Dic. (CHANCE) -

Paz Padilla ha decidido abrir su corazón a la revista Diez Minutos para conceder una entrevista muy sincera a su compañero y amigo, Kiko Hernández.

Al éxito que tiene todas las tardes en Telecinco se suma su participación en La que se avecina como uno de los personajes más queridos y divertidos de las últimas temporadas, la Chusa. Paz no puede pedirle más a la vida, sobre todo ahora que ha encontrado la estabilidad sentimental a lado de su marido Antonio.

"Creo que no he llegado a la cima. Yo he tenido épocas muy buenas, pero nunca he sido consciente de que estaba teniendo una buena época, porque como siempre pienso que esto se puede acabar... Lo que quiero es aprovechar el momento, aprender, disfrutar y ser consciente de que mañana a lo mejor no estoy aquí", explica a Diez Minutos.

PAZ PADILLA: "MI PADRE SIEMPRE NOS HA VISTO A TODOS COMO ARTISTAS. YO NO HE SIDO UNA SORPRESA"

Y es que aunque Paz es pura alegría y diversión sus orígenes son muy humildes, algo que ella lleva con mucho orgullo: "Mi madre donde faltaba algo, ella lo rellenaba. La noche de Reyes era una fiesta con tres tonterías, pero nosotros nos levantábamos con mucha ilusión. Había lo que la pobre mía había podido conseguir. A veces para algunos sí y para otros no. Siendo siete hermanos no podía darles a todos un regalo. Pero ella no nos hacía pensar que la vida era dura o triste, porque tenía ese carácter tan alegre y tan divertido".

Una familia muy unida de la que Paz está muy orgullosa, además ella misma explica a Kiko Hernández que su padre -falleció cuando esta tenía 27 ó 28 años- siempre estuvo convencido del talento de su hija: "Mi padre siempre nos ha visto a todos como artistas. Yo no he sido una sorpresa".

PAZ PADILLA: "MI HIJA ME DICE QUE ELLA QUIERE ENCONTRAR UN DÍA UN ANTONIO"

Respecto al tema de su separación con el padre de su hija, Paz habla claro sobre cómo vivió ese difícil momento: "Me gusta mucho el cachondeo. Incluso cuando me separé hice una fiesta de espuma con castillo inflable. Mi exmarido se cabreó y dije: '¿Qué quieres? ¿no me has dejado? pues por lo menos voy a hacer una fiesta'. Estaba hecha una mierda, pero me sirvió para darme cuenta de que tenía muchos amigos y que la vida no se acaba en una pareja".

Ahora, pasados los años Paz ha encontrado de nuevo la estabilidad en Antonio, un antiguo amor de los scouts. "Mi hija me dice que ella quiere encontrar un día un Antonio. Ella ve mi relación con él como algo idílico", explica una enamoradísima Paz que llora cada vez que tiene que despedirse de su marido. Y es que la distancia que hay entre ambos -cada uno vive en una ciudad- no ha hecho daño a su relación: "Siempre que le dejo en la estación, en el aeropuerto o él coge el coche y se va, siempre me quedo llorando".