Diane Kruger, Eva Longoria, Lana del Rey y Berenice Bejo abren el telón de Cannes

Montaje de Diane Kruger, Eva Longoria, Lana del Rey y Bérénice Béjo en Cannes
GETTY
Actualizado 17/05/2012 16:09:09 CET

MADRID, 17 May. (EUROPA PRESS - Sandra del Caño Morales) -

Se abre el telón y aparece un nuevo escaparate de la moda a nivel mundial. Sí, estamos hablando del Festival de Cannes en el que la alfombra roja de La Croisette se despliega para acoger en su seno a miles de celebrities que, cada día, intentan superarse en lujo, glamour y elegancia. Aquí, el primer capítulo.

Acaba de empezar la ceremonia de apertura de la 65 y edición y ya estamos impregnados de esa esencia de buen gusto que siempre nos regala el Festival de Cannes. Y es que el pistoletazo de salida de la glamourosa cita con el séptimo arte ha dejado el listón de lo más alto.

En primerísimo primer puesto tenemos a una divina Diane Kruger luciendo un diseño de la colección de Alta Costura de Giambattista Valli de color aguamarina y seda drapeada. La actriz parecía recién bajada del Olimpo y todas las joyas que llevó no hicieron más que aportar brillo a su look.

La suerte que tenemos es que Diane es parte del jurado, por lo que gozaremos de un estilo distinto todos y cada uno de los días que dure el festival. De momento, ha empezado de manera inmejorable.

La número dos tiene nombre de Eva y apellido de Longoria. La maravillosa artista volvió confiar en Marchesa para su vestido nude confeccionado a base de incrustaciones de paillettes, para terminar en una maxi cola de tul que dibujaba pétalos en relieve.

Por detrás, la espalda al aire y, como colofón final un clutch joya que desprendía auténtico lujo. Tras sus pasos, apareció Lana del Rey sencillamente vestida con un traje negro de Alberta Ferretti con escote corazón al revés.

Y por fin llegó la actriz francesa y presentadora de la gala, Bérénice Béjo, con un diseño en rojo pasión, a juego con la alfombra, de muselina de seda firmado por Louis Vuitton. Los complementos en oro fueron un acierto total.

LA SENCILLEZ DE JESSICA CHASTAIN LE ECHA UN PULSO A LA SOFISTICACIÓN DE EVA HERZIGOVA

Jessica Chastain escogió un vestido de un tono rosa suavísimo, tanto que parecía blanco a simple vista. De la firma Alexander McQueen, la actriz encarnó la palabra sencillez en todo su sentido. El original y exagerado escote le daba cierto aire de atrevimiento.

Por su parte, Eva Herzigova presumió de su elaboradísimo Dolce & Gabbana blanco con veladura y cuidados bordados de cristales en forma de lágrima. La espectacular gargantilla y los pendientes a juego son de la joyería Chopard y rinden homenaje a Marilyn Monroe, imagen del cartel de esta edición de Cannes. El mini bolso dorado, una pasada.

Y llegamos a las menos acertadas de la primera alfombra roja de Cannes. Freida Pinto apareció con un vestido de cuerpo de paillettes multicolores y falda de organza rosa pastel, de Michael Angel. Hay que destacar las impresionantes sandalias plateadas y las coloridas joyas, todo de Louis Vuitton.

Tilda Swinton destacó por su estilo minimalista con un diseño de Haider Ackermann en color cobre que jugaba con las formas triangulares y rectas. Finalmente, vemos a una incondicional del festival, Jane Fonda, quien se decantó por un Atelier Versace en rosa lamé que, aunque no nos convence, sí afirmamos que ella está estupendísima.

TILDA SWINTON GOZA DE LA NOCHE Y EL DÍA DEL FESTIVAL DE CANNES

Dejando a un lado la ceremonia de apertura, al caer la noche algunas celebrities optaron por cambiar de vestuario para disfrutar de la cena que ofrecían desde la organización en el Palais des Festivals. Tal fue el caso de Eva Longoria, quien en este caso optó por un Alberta Ferretti con transparencias negras.

Freida Pinto eligió el mismo color, pero ella prefirió las lentejuelas, mientras Tilda Swinton se enfundó en un estiloso traje de chaqueta y pantalón a juego con camisa blanca.

Pero, antes de la noche, había habido día. A plena luz del sol, la mujer que brilló con más fuerza volvió a ser Diane Kruger. La actriz alemana acudió con un minivestido marrón chocolate de Versus y sandalias negras de Jimmy Choo.

El diseño acentuaba su silueta y dejaba los laterales de su cintura al descubierto, simplemente adornados con cuerdas que ataban la parte delantera del cuerpo con la de atrás. La falda tableada le otorgaba sensualidad y estilo.

Otra que tampoco quiso perderse el mañaneo fue Tilda Swinton, luciendo un conjunto de falda lápiz en azul baby y una blusa semitransparente en tono empolvado, con gran lazada en el escote. Unos salones con plataforma en marrón camel completaban su look.