Los famosos plumas Pedro Gómez, regresan después de 20 años

Actualizado 08/03/2019 15:10:14 CET
Pedro gomez
PEDRO GÓMEZ JOSÉ LUIS-VIRGINIA NEGRAL

   MADRID, 8 Mar. (CHANCE) -

Fue un éxito durante décadas y ahora regresa, 22 años después, coincidiendo con su 60 Aniversario. Los famosos plumas Pedro Gómez están a punto de echar a volar.

Aunque nunca se fueron -porque son muchos los que los tienen guardados en casa- los Pedro Gómez son una prenda fetiche de coleccionista y en las páginas de segunda mano se cotizan a precios altísimos, como si salieran nuevos de la factoría.

LOS PEDRO GÓMEZ ERAN LOS PLUMÍFEROS POR EXCELENCIA DE LA FAMILIA REAL Y LA JET SET PARA IR A ESQUIAR

La Familia Real ha lucido en la nieve estos plumíferos con nombre y apellido de lo más español, al igual que otras celebridades como Julio Iglesias, quecuando estaba casado con Isabel Preysler, era habitual verles junto a sus hijos Chábeli, Julio José y hasta a Enrique  con ellos cuando iban a esquiar. Pero no sólo ellos, sino que mucha gente de la jet set los utilizaba tanto en la nieve como en su look diario. Pedro Gómez era el que vestía a empresarios y famosos y todos pasaron por sus manos. De hecho, en el libro de visitas que todavía se conserva, aparecen fotografías de los hijos de Julio Iglesias, una verdadera joya.

Esta marca, creada hace seis décadas, sigue siendo un referente dentro del mundo textil y permanece en el corazón de gran cantidad de nostálgicos. Curiosamente, se convirtieron en unos plumíferos muy demandados y exquisitos para la calle pero la idea inicial era que fueran para la nieve. Y decimos curiosamente, porque la pluma, evidentemente se moja, y quizá no sea el material más ideal para ir a deslizarse por las pistas blancas, donde las caídas y la ventiscas con nieve de por medio están a la orden del día. Pero en aquellos años, cuando los materiales no se habían desarrollado tanto como actualmente para la nieve, era la mejor prenda para resguardarse del frío en las altas montañas y lo sigue siendo por sus características, aunque los tejidos han evolucionado mucho de cara a ir a hacer snowboard o esquiar, con acabados waterproof y cada vez más transpirables y técnicos.

Cada uno de los Pedro Gómez eran personalizados y dentro de la exclusividad de sus materiales y acabados se encontraban hasta las cremalleras, que utilizaban las de primera línea como IKK, Riri o Dragón, ¿te acuerdas de alguna prenda en las que veías esta cremallera?

LOS PEDRO GÓMEZ NACIERON A PARTIR DE UN SACO DE PLUMAS

Su historia viene de lejos, ya que su diseñador y creador era un gran montañero y con anécdotas para recordar para siempre. Fue en una de ellas cuando creó sus famosos Pedro Gómez... La marca nace de una necesidad de crear una prenda para unas condiciones climatológicas muy adversas. En esa época no existían materiales técnicos y Pedro Gómez inventa un saco de dormir después de que uno de sus compañeros de expedición sufra una hipotermia y casi se le congelen los pies durante una noche extremadamente fría. Él era modisto, hacía camisas, y debajo de su casa existía una pollería. Empezó a pedirle las plumas a su vecino y por la noche las lavaba, las trataba, las secaba y así construyó el primer saco de dormir que se hizo en España. De las necesidades agudizó el ingenio e inventó una prenda para la montaña. A partir de ahí, sus compañeros de expediciones que vieron su “invento” le sugirieron que creara una cazadora, ya que era habitual que la gente usara prendas de algodón y no abrigaban como el duvet.

Su creador, a sus 92 años ha confiado su legado a José Luis Serrano que ha querido relanzar los míticos plumas con tanto cariño como lo hizo el propio Pedro Gómez. Buscar los mejores tejidos, la mejor pluma –recuperando sus antiguos proveedores- y la mejor calidad de confección, han sido piezas clave en este nuevo viaje de esta firma creada en 1959 y que tan fuerte pegó con sus plumas durante finales de los ‘80 y en los ‘90.

José Luis Serrano, como CEO de la empresa y su mujer Virginia Negral, como Communication Manager, emprenden esta aventura con gran ilusión y con mucha lista de espera... hasta 200 personas ya están pensando en hacerse su plumas... Son muchos los que están siguiendo sus noticias desde las redes sociales y su página web.

Serrano siempre ha destacado la valía de Pedro Gómez como creador y como visionario de la que ha sido una de las prendas por excelencia y más demandadas del mercado nacional: "En el año 70, fue pionero en montar una tienda para ofrecer a sus clientes toda la equipación para la montaña a medida, en una zona que era un descampado... La tienda estaba situada en Marqués de Lema, junto a Islas Filipinas, muy cerca de Cuatro Caminos", explica el CEO de la empresa.

A sus 45 años tiene una gran trayectoria dentro del mundo de la moda: "Vendo diferentes marcas de snowboard y esquí desde hace 24 años y he organizado viajes a los Alpes prácticamente desde los 16. Soy representante de marcas Old School relacionadas con el mundo del skate y la nieve como Santa Cruz, Independent, Powell Peralta y Bones".

Este joven empresario también vivió la gran época de los míticos plumas y nos cuenta cómo logró tener su primer plumífero y cómo acabó por él en el mundo de la moda: "Yo me inicié en la moda un poco por Pedro Gómez precisamente.

Tengo 45 años y cuando cumplí 15, me compré mi primer plumas y estuve trabajando un montón de meses -se ríe- en el negocio familiar para poder tenerlo. A partir de ahí comenzó mi andadura en este mundo de la moda, trabajando en mayoristas de la época dorada del vaquero como Charro, Bonaventure o Chevignon".

LOS SASTRES DE LOS PLUMAS

En cuanto a cómo conoció a Pedro Gómez, fue su experiencia, su trayectoria y su amor por la firma la que les ha unido: "Era mi marca fetiche desde muy jovencito y tuve la oportunidad de conocer a Pedro en persona hace 2 años. Le trasmití mi trayectoria profesional y le debió convencer, ya que cuando él deja la tienda con 70 años no encuentra a nadie en su familia que quiera continuar dirigiendo el negocio".

Con gran devoción, Jose Luis Serrano explica: "Cada uno había tirado por su lado y ya no quiere continuar porque estaba muy cansado de trabajar y lo que quiere es viajar y retomar sus expediciones a la montaña. Cuando le conozco tiene 90 años... Le he debido transmitir algo para que me permita retomar su marca y volverla a posicionar en el mercado, ya que ha sido su forma de vida y su pasión. Aunque tengo cierta experiencia, voy con él de la mano, porque su opinión es muy valiosa para nosotros y queremos hacerlo de la misma manera para conseguir una prenda número 1, con la misma calidad y exigencia en cuanto a materia prima y confección y ofrecer algo que casi ninguna marca da hoy en día, que es personalizar cada prenda".