Publicado 12/04/2020 14:41CET

El Papa Francisco dedica su mensaje del Domingo de Resurrección a los afectados por el COVID-19

El Papa Francisco, en una imagen de archivo
El Papa Francisco, en una imagen de archivo - Massimiliano Migliorato - Archivo

   MADRID, 12 Abr. (CHANCE) -

   Desde el interior de una vacía basílica de San Pedro y no asomado al balcón central ya que la plaza del Vaticano está cerrada por las medidas de confinamiento contra la propagación del COVID-19, el Papa Francisco ha querido dirigirse a todos los católicos y fieles con motivo de la Pascua de Resurrección.

   Tras la misa del Domingo de Resurrección, el Papa Francisco ha mandado un mensaje de Pascua, dedicándole sus palabras a todos los afectados por la pandemia del coronavirus. "El mundo entero está sufriendo y tiene que estar unido", ha comenzado el pontífice, que asegura que "no es el tiempo de la indiferencia".

   El Papa Francisco ha calificado estos complicados momentos como un "desafío histórico", y ha querido compartir un mensaje de animo y esperanza "sobre todo a los que han resultado afectados directamente por el coronavirus: los enfermos, los que han fallecido y las familias que lloran por la muerte de sus seres queridos, y que en algunos casos ni siquiera han podido darles el último adiós", haciendo especial hincapié en las personas mayores y en los que están solos así como "a quienes trabajan en los centros de salud, o viven en los cuarteles y en las cárceles".

   Ha invitado también a todos aquellos que están confinados en casa como "una ocasión para reflexionar, para detener el frenético ritmo de vida, para estar con los seres queridos y disfrutar de su compañía".

Para leer más