Actualizado 15/02/2011 13:46 CET

Ana Rosa Quintana: "Belén Esteban acertó al marcharse de mi programa"

La presentadora Ana Rosa Quintana
EP

MADRID, 15 Feb. (Por Estefanía Blasco y Alba González) -

Muy pocos son los programas que cumplen 1.500 emisiones en directo, y aún menos los que lo hacen como líderes indiscutibles de audiencia. Cinco años después de su estreno en Telecinco, el 10 de enero de 2005, 'El programa de Ana Rosa' ha celebrado este logro por todo lo alto.

Ana Rosa, 'Reina de la mañana' por excelencia, ha aprovechado esta ocasión tan especial para hacer un repaso por su recorrido en el programa y pronunciarse en temas de una actualidad tan candente como su visita al plató de maría Teresa Campos o la nueva polémica en Belén Esteban y Jesulín de Ubrique.

- Programa 1.500, todo un éxito. ¿Confiabas en llegar tan lejos?

- Cuando alguien empieza un programa nunca sabes cuando lo vas a acabar. Llevamos siete años, lo que yo creo que es una barbaridad. Es el programa más antiguo que está en antena. Tal u como está ahora la tele, es muy difícil aguantar. Tampoco lo pensé cuando hacía 'Sabor a ti', en antena 3 y estuve seis años. Siempre estoy preparada para marcharme, tengo un despachito en el que no tengo nada personal, por si mañana tengo salir por la puerta.

- ¿Qué parte del éxito del programa se debe a ti?

- Yo creo que esto es un trabajo de equipo. En televisión, cualquier pieza es fundamental, desde la redacción, hasta el regidor. Los que estamos en pantalla somos muy vulnerables y tenemos que tener una confianza ciega en los redactores, los guionistas. Un mal peluquero te puede arruinar un día o hacerte que salgas más seguro.

- ¿Influyes mucho en el programa?

- No, este programa tiene vida propia, llevamos tanto tiempo que es como si fuera un periódico en el que hay redactores jefes, coordinadores, subdirectores... cada sección lleva su dinámica. Yo opino, pero llegas a tal nivel de comunicación que estoy en mi casa por la tarde viendo algo, llamo a la directora y ya lo tiene en marcha.

- ¿Te has marcado algún límite a nivel personal?

- No, no me marco ni retos ni límites. Creo que es tan difícil sobrevivir en televisión, liderar la franja de mañana todos los meses, que me parecería una ingratitud decir adiós de la noche a la mañana. Cuando la gente te sigue, me parece fatal rendirte, aunque hay que saber marcharse cuando llega el momento.

- ¿Te preocupan las audiencias?

- La audiencia es la supervivencia de un programa, por lo que claro que preocupan. Pero después de seis años liderando, si me superan Antena 3 o La 1 un par de días no me preocupa. Si es un mes, lo veo de otra forma.

- Visitaste el programa de María Teresa Campos y te hizo una pregunta que te descolocó un poco.

- Me dejo bastante descuadrada.

- ¿Pensaste en ello cuando llegaste a casa?

- No, no pensé en nada. No era más que una duda que Teresa quería aclarar, sin más trascendencia.

- ¿Piensas que ella creía que tu le querías 'hacer la cama'?

- Cada persona se empeña en una cosa o le da vueltas a una cosa porque está en un mal momento. A Teresa se le quedó clavado. No fue así, pero aunque hubiese sido así, tampoco habría pasado nada, porque cada uno hace su vida y firma un contrato cuando quiere. Es la vida de un profesional. Pero, según me contó ella, parece que alguien le había malmetido.

- Decía que era un colaborador tuyo. ¿Intuyes quién puede ser?

- Ni lo intuyo ni lo quiero saber. Pero seguro que no son colaboradores que salen conmigo en el programa.

- ¿Te molestó el hecho de que te hiciese la pregunta?

- No me molestó nada. Me parece un gran ejercicio de sinceridad. Pero, muchas veces, puedes darle mucha importancia a algo que no la tiene. Me sorprendió porque ella ha venido a mi programa dos veces, hemos hablado en varias ocasiones y hemos comido algún día. Pero lo debía llevar muy profundo. Si me lo hubiese dicho hace cinco años, nos habríamos evitado todo esto.

- ¿Te llevas bien con María Teresa?

- Claro que sí. La conozco desde que estábamos en Radio Cadena hace muchísimos años, luego pasó esa tontería y ella misma se formó una pelota que no tiene ni pies ni cabeza.

- ¿Volveríais a trabajar juntas?

- Yo solo he trabajado con Rosa Villacastín y era otra cosa. Rosa sabía mucho de corazón y yo había hecho televisión, nos complementábamos. Pero yo con Teresa no se, porque cuando se junta gente con mucha experiencia, que ya tiene sus manías, no funciona y ya lo hemos visto en otros casos.

- De todos los colaboradores que han pasado por tu programa, ¿a cuál echas de menos? ¿A quién aprecias especialmente?

- Muchos se han ido para mejorar, lo que está muy bien, y me da pena que se vaya cualquiera. Pero lo que sí me da mucha pena es cuando alguien se va y se equivoca. Pero hay que entenderlo, aquí no se hacen votos.

- ¿Cuál ha sido el reto más duro al que os habéis enfrentado?

- Momentos duros se viven todos los días, sobre todo las entrevistas de actualidad o sucesos. Alguna vez me he ido a llorar durante la publicidad.

- ¿Cómo llevas el hecho de que tus ex colaboradores Belén Esteban y Jorge Javier Vázquez hayan triunfado de esta forma?

- Porque yo doy muy buena suerte en general.

- ¿Volverías a contratar a Belén?

- No lo sé, pero cuando ella se fue porque creía que iba a tener más proyección y protagonismo. Es cierto que yo lo dudaba, me daba un poco de miedo por todo lo que conlleva comenzar una aventura nueva y yo creo que ha acertado y se ha convertido en toda una estrella mediática.

- ¿Por qué se fue?

- Se fue porque tenía una oferta mejor. Los cachés de un programa de mañana no se pueden comparar con los de tarde o noche. Entiendo que la gente tiene que prosperar que ganar más o que adquirir más protagonismo.

- Belén te contesto hace poco a algo que dijiste sobre las chicas de barrio diciendo que tú eras de Usera.

- Es verdad. Me pareció bien, es cierto. Yo soy una chica de barrio pero ilustrada. Belén vive todo con mucha intensidad y no relativiza las cosas, no es una persona fría.

- ¿Qué te parece lo que está viviendo ahora con Jesulín? ¿Crees que es un capítulo más?

- No, esto es muy duro para ellos. Para la niña me parece terrorífico y creo que lo tendría que parar.

- Cuando dice que lleva diez años callada, ¿a qué crees que se refiere?

- No sé que cosas tendrá que contar.

- ¿Te posicionas de algún lado?

- Ya hay demasiada gente que se posiciona en el tema. Creo que este tipo de cosas tendrían que solucionarlas entre ellos. Son personas adultas y se pueden decir lo que quieran, pero hay una niña de por medio.

- Durante estos programas han pasado muchos personajes. ¿A quién te gustaría entrevistar y aún no has tenido oportunidad?

- A Paolo Vasile. Es muy desconocido. No le he invitado todavía.

- ¿Con qué noticia te gustaría abrir algún día el programa?

- Todos los días me gustaría abrirlo con una buenísima noticia. Que ha subido el empleo, que ha aparecido el cuerpo de Marta del Castillo....

- ¿Qué les dirías a aquellos que tildan a determinados programas de telebasura?

- Hay de todo, pero creo que la tele siempre está en el punto de mira y nadie habla de la basura que hay en Internet o en determinados medios escritos. La televisión es gratis, tienes cientos de canales y la gente elige determinados programas, cada uno con sus motivos. Puedes estar viendo un programa frívolo y al minuto siguiente leer a Joyce, no es incompatible. Ese término me parece un insulto para la gente que trabaja en televisión.

- ¿Qué opinas de los juicios paralelos que se hacen en los medios?

- Estamos en una sociedad en la que la información va cada vez más rápido. No creo que lo que se diga en los medios pueda influir en la decisión de un juez, pero sí que puede ayudar a las familias a que sus necesidades o peticiones sean atendidas. Yo estoy a favor de la libertad total de información.