Actualizado 02/03/2021 12:49 CET

Recordamos las últimas declaraciones de Quique San Francisco haciendo un completo balance de su vida

Archivo - Enrique San Francisco, en una imagen de archivo
Archivo - Enrique San Francisco, en una imagen de archivo - EUROPA PRESS - Archivo

   MADRID, 2 Mar. (CHANCE) -

  Quique San Francisco concedía el pasado 3 de noviembre a Francisco Rivera - dentro de su sección en Espejo público, "Rivera y amigos" - su última entrevista en televisión. Genio y figura, el actor demostraba una vez más su carisma con unas declaraciones en las que no eludía temas como el Coronavirus, sus adicciones pasadas o la suerte que tuvo en su profesión, y ahora las recordamos como homenaje al inolvidable intérprete y humorista, al que todos echaremos de menos por su carisma y su inigualable sentido del humor.

  Amigo de Francisco desde hace muchos años y presumiendo de su complicidad, Quique se expresaba así sobre la pandemia del Covid, lejos de imaginar que una neumonía bilateral acabaría con su vida a los 65 años después de 40 días ingresado en un hospital madrileño: "Hay mucha incertidumbre. No se cómo reaccionar. Está la cosa muy jodida. No sabes la capacidad real de destrucción que tiene este virus. Yo cuando estoy en casa y oigo las ambulancias pienso... otro mas y otro mas. Hay que echarle huevos, te tienes que cuidar. A tocar madera. Evidentemente hay muchos muertos y eso me preocupa. Eso no es mentira".

   Sin embargo, confiado y haciendo gala de su peculiar humor, el actor confesaba que "yo no me pondría la vacuna porque a mi el Covid no me va a hacer nada. Se va a asustar".

   Creyente, Quique no dudaba en dar su opinión sobre la religión, señalando que la pandemia era un buen momento para "pedir a Dios que nos eche una mano". "Creo en Dios. No voy a misa porque me aburro pero soy católico apostolico y romano. Tengo respeto absoluto por la gente que va a misa, a mi me parece muy aburrido. Soy más de física y matemática, pero el hombre necesita creer en algo. Hay que rezarle a Dios. Hay que pedirle la mitad porque siempre da el doble".

   Entre risas, San Francisco confesaba que no quería llegar a los 100 años: "No por dios" y desvelaba la suerte que había tenido a lo largo de su vida: "He ligado muchísimo, lo que he podido. He tenido la suerte de tener mujeres mucho mas guapas que yo a mi lado. No he tenido hijos pero he criado a los hijos de otros. Arruinado he estado siempre, no es una noticia nueva. Por suerte he ganado mucho dinero en esta vida porque he trabajao mucho, pero lo he dilapidado todo".

   Además de hablar de su amistad con Antonio Flores y recordar con cariño al desaparecido cantante, no eludía su adicción a las drogas, que Quique definía como "terribles": "Yo pasé una época terrible, lo consegui superar, pero yo caí como un gilipollas también. No se si fui más listo, si tuve más fuerza de voluntad, pero me piré de ahí... No me perdono los 4 años que le di a mi madre que no se lo merecía, pero la mujer se fue viéndome sano y bien y es con lo que me quedo".

   Como si de un visionario se tratase, Quique terminaba su conversación con Fran Rivera haciendo balance de lo que había sido su vida y confesando que no tenía ninguna asignatura pendiente. "Con la vida me he portado muy mal, la vida conmigo mejor yo creo", aseguraba antes de añadir que "he tenido mucha suerte en la vida. He triunfado en mi trabajo, me lo he cargado, he vuelto a triunfar y me he mantenido trabajando que es lo más complicado en esta profesión".

Para leer más