Publicado 25/06/2015 15:42CET

Samira y Alberto Isla: amores 'fast food'

Ca. 1995, Washington, DC, USA --- Hot Dog Sign in Diner Window --- Image by  Roy
CORDON PRESS/EUROPA PRESS/INSTAGRAM: SAMIRA

   MADRID, 25 Jun. (CHANCE) -

   No sabemos que ocurre en el plató de Mujeres y Hombres y Viceversa, el caso es que parece que todo el mundo logra enamorarse allí... pero luego las relaciones apenas duran. O eso es lo que hemos podido comprobar con una de las veteranas del trono, Samira.

   La explosiva morena del programa se ha llevado mes tras mes en descubrir cual era su amor en el programa. Finalmente se decantaba por Jonathan aunque siempre en su corazón estaba Adrián, su otro pretendiente que se quedaba a las puertas de conquistar a Samira en la final. Todo un despliegue de final como si de una boda se tratase, para que ahora, cerca de tres semanas después, Samira haya dicho 'bye, bye', al pobre Jonathan.

   Hundido, destrozado, con lágrimas en los ojos, el joven ha pasado sin duda por una rutpura en directo, la cual no deseamos que nadie pase por este trance. Y es que aún pesa mucho todo lo que Samira sentía por Adrián, aunque parece que había otros motivos por el que Samira ha decidido destrozar el corazón de Jonathan.

   El convertirse en un posible gancho del programa y también, dejarle las puertas abiertas a Adrián como tronista. Toda una trama que habría descubierto Jonathan cuando su ex le había mandado por error un mensaje en el que lo contaba todo que supuestamente iba dirigido a su mánager.

AMORES FUGACES COMO SI TE COMIESES CON GANAS PERRITOS CALIENTES...

   Y es que, creemos que Samira quería batir algún tipo de récord que habría inagurado Alberto Isla. El experto en lo que podríamos denominar como 'amores fast food', también ha pasado por el programa de Emma García. Allí encontraba el amor con una explosiva rubia, Luisa Kremleva, con la que no ha llegado a durar ni un mes.

   Amores de usar y tirar, y es que el ex de Chabelilta -con la que sorprendentemente ha durado más que sus otros romances- también ha pasado por la vicaría y también tardaba un mes en divorciarse. En esta ocasión la ¿afortunada? fue Techi, ex de Kiko Rivera. La pareja no acababa del todo bien y decidía poner punto y final a su idílico romance.

   El caso es que hemos podido ver como dos de los pretendientes han tomado su amor como si de un perrito caliente se tratase. Muy apetecible al principio, de degustación rápida pero que se acaba en un suspiro.