Esquiar en Suiza en navidades dejará de estar asegurado por el clima

Innivación técnica
Innivación técnica - VALENTIN LUTHIGER
Publicado: martes, 3 enero 2023 12:36

   MADRID, 3 Ene. (EUROPA PRESS) -

   La Universidad de Basilea ha calculado hasta qué punto una de las mayores estaciones de esquí de Suiza podrá tener nieve con innivación técnica en el año 2100, y cuánta agua consumirá esta nieve.

   Los modelos climáticos actuales predicen que en las próximas décadas habrá más precipitaciones en invierno, pero que caerán en forma de lluvia en lugar de nieve. A pesar de ello, un inversor ha invertido recientemente millones de francos suizos en la ampliación de la estación de esquí de Andermatt-Sedrun-Disentis.

   Un equipo de investigación dirigido por la Dra. Erika Hiltbrunner, del Departamento de Ciencias Medioambientales de la Universidad de Basilea, ha calculado ahora hasta qué punto esta estación de esquí puede mantener sus importantes vacaciones navideñas desde el punto de vista económico y una temporada de esquí de al menos 100 días con y sin innivación.

   El equipo recopiló datos sobre los aspectos de las pistas, dónde y cuándo se produce la nieve en la estación de esquí y con cuánta agua. A continuación, aplicaron los últimos escenarios de cambio climático (CH2018) en combinación con el software de simulación SkiSim 2.0 para proyectar las condiciones de la nieve con y sin innivación técnica. Los resultados de sus investigaciones se han publicado recientemente en la revista International Journal of Biometeorology.

   Según los resultados, el uso de nieve producida de forma artificial puede garantizar una temporada de esquí de 100 días, al menos en las partes más altas de la estación (a 1.800 metros o más). Pero es probable que en las próximas décadas el negocio se resienta durante las vacaciones de Navidad, ya que el tiempo no suele ser lo suficientemente frío en esas fechas ni en las semanas previas. Si las emisiones de gases de efecto invernadero no disminuyen, la región de Sedrun, en particular, ya no podrá ofrecer nieve garantizada en Navidad a largo plazo. Según los investigadores, los nuevos cañones de nieve pueden aliviar la situación en cierta medida, pero no resolverán el problema por completo.

   "Mucha gente no se da cuenta de que también se necesitan determinadas condiciones meteorológicas para fabricar nieve", explica Hiltbrunner en un comunicado. "No debe hacer demasiado calor ni estar demasiado húmedo, de lo contrario no habrá suficiente refrigeración por evaporación para que el agua pulverizada se congele en el aire y baje en forma de nieve". El aire caliente absorbe más humedad, por lo que, a medida que los inviernos se hacen más cálidos, también se hace cada vez más difícil o imposible producir nieve técnicamente. Dicho de otro modo: "Aquí, las leyes de la física establecen límites claros para la fabricación de nieve".

   Sin embargo, se seguirá esquiando, porque la innivación técnica permite a las estaciones mantener abiertas las pistas más altas durante 100 días consecutivos, incluso hasta finales de siglo y con un cambio climático que no cesa. Pero esto tiene un alto precio. Los cálculos de los investigadores muestran que el consumo de agua para la fabricación de nieve aumentará significativamente, en torno a un 80% para el conjunto de la estación. Así, en un invierno medio de finales de siglo, el consumo ascendería a unos 540 millones de litros de agua, frente a los 300 millones actuales.

   Pero este aumento de la demanda de agua sigue siendo relativamente moderado en comparación con otras estaciones de esquí, subrayan los investigadores. Estudios anteriores habían demostrado que el consumo de agua para la innivación en la estación de esquí de Scuol, por ejemplo, se multiplicaría por un factor de 2,4 a 5, ya que la superficie cubierta de nieve allí tendrá que ampliarse en gran medida para garantizar la fiabilidad de la nieve.

   En la actualidad, parte del agua utilizada para la innivación en la mayor subárea de Andermatt-Sedrun-Disentis procede del Oberalpsee. Se puede extraer un máximo de 200 millones de litros al año con este fin. Si el cambio climático no cesa, esta fuente de agua durará hasta mediados de siglo, momento en el que habrá que explotar nuevas fuentes. "El Oberalpsee también se utiliza para producir energía hidroeléctrica", explica la Dra. Maria Vorkauf, autora principal del estudio, que ahora trabaja en la estación de investigación Agroscope. "Aquí, es probable que veamos un conflicto entre las demandas de agua para la estación de esquí y las de generación hidroeléctrica".

Más información