Publicado 03/07/2020 17:28:07 +02:00CET

Hallan la primera evidencia de glándulas venenosas en anfibios, similares a las de las serpientes

AYUNTAMIENTO DE COLMENAR VIEJO - Archivo

   MADRID, 3 Jul. (EUROPA PRESS) -

   El biólogo Edmund 'Butch' Brodie, Jr. de la Universidad Estatal de Utah (Estados Unidos) y sus colegas del Instituto Butantan de São Paulo (Brasil) han hallado la primera evidencia conocida de glándulas de veneno oral en anfibios.

   Su investigación, apoyada por el Consejo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico de Brasil, se publica este jueves en 'iScience'.

   "Pensamos en los anfibios (ranas, sapos y similares) como básicamente inofensivos --recuerda Brodie, profesor emérito del Departamento de Biología de la USU--. Sabemos que varios anfibios almacenan secreciones venenosas y desagradables en su piel para disuadir a los depredadores. Pero saber que al menos uno puede causar lesiones en la boca es extraordinario".

   Brodie y sus colegas descubrieron las glándulas orales en una familia de cecílidos, criaturas parecidas a serpientes relacionadas con ranas y salamandras. Sin serpientes ni gusanos, los cecílidos se encuentran en los climas tropicales de África, Asia y América.

   Algunas son acuáticas y otras, como la ceciliana anillada ('Siphonops annulatus') estudiada por el equipo de Brodie, viven en madrigueras de su propia creación.

   En 2018, el equipo informó de que la especie secretaba sustancias de las glándulas de la piel en ambos extremos de su cuerpo con forma de serpiente.

   Concentrada en la cabeza y extendiendo la longitud del cuerpo, la criatura emite un lubricante mucoso que le permite sumergirse rápidamente bajo tierra para escapar de los depredadores.

   En la cola, los cecílidos tienen glándulas armadas con una toxina, que actúa como una última línea de defensa química, bloqueando un túnel a toda prisa de los cazadores hambrientos.

   "Lo que no sabíamos es que estas cecilias tienen pequeñas glándulas llenas de líquido en la mandíbula superior e inferior, con largos conductos que se abren en la base de cada uno de sus dientes en forma de cuchara", dice Brodie.

   Su colega de investigación Pedro Luiz Mailho-Fontana, que estudió con Brodie como estudiante de postgrado visitante en el campus Logan de la USU en 2015, notó las glándulas orales nunca antes descritas.

   Mediante el análisis embrionario, descubrió que las glándulas, llamadas "glándulas dentales", se originaron a partir de un tejido diferente al del limo y las glándulas venenosas que se encuentran en la piel de las cecilias.

   "Las glándulas cutáneas venenosas se forman a partir de la epidermis, pero estas glándulas orales se desarrollan a partir del tejido dental, y este es el mismo origen de desarrollo que encontramos en las glándulas venenosas de los reptiles", dice.

   Los investigadores suponen que las cecilias, equipadas sin extremidades y solo con una boca para cazar, activan sus glándulas orales cuando muerden a sus presas, incluidos gusanos, termitas, ranas y lagartijas.

   El equipo aún no conoce la composición bioquímica del líquido contenido en las glándulas orales.

   "Si podemos verificar que las secreciones son tóxicas, estas glándulas podrían indicar un diseño evolutivo temprano de los órganos del veneno oral --explica Brodie--. Puede que hayan evolucionado en las cecilias antes que en las serpientes".

Para leer más