Actualizado 18/06/2020 9:56:05 +00:00 CET

Se identifican las causas de una región mediterránea cada vez más seca

Región mediterránea
Región mediterránea - MIT

   MADRID, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

   La región mediterránea será significativamente más seca en las próximas décadas, y posiblemente verá un 40 por ciento menos de precipitación durante la temporada de lluvias de invierno.

   Un análisis realizado por investigadores del MIT ha encontrado los mecanismos subyacentes que explican los efectos anómalos en esta región, especialmente en el Medio Oriente y el noroeste de África. El análisis podría ayudar a refinar los modelos y agregar certeza a sus proyecciones, que tienen implicaciones significativas para la gestión de los recursos hídricos y la agricultura en la región.

   El estudio, publicado en el Journal of Climate, fue realizado por el estudiante graduado del MIT Alexandre Tuel y el profesor de ingeniería civil y ambiental Elfatih Eltahir.

   Los diferentes modelos de circulación global del clima cambiante de la Tierra coinciden en que las temperaturas en casi todas partes aumentarán, y en la mayoría de los lugares también aumentará la lluvia, en parte porque el aire más cálido puede transportar más vapor de agua. Sin embargo, "hay una excepción importante, y esa es el área mediterránea", dice en un comunicado Eltahir, que muestra la mayor disminución de las precipitaciones proyectadas de cualquier masa de tierra en la Tierra.

   "Con todas sus diferencias, todos los modelos parecen estar de acuerdo en que esto va a suceder", dice, aunque difieren en la cantidad de la disminución, que van del 10 por ciento al 60 por ciento. Pero nadie había sido capaz de explicar por qué.

   Tuel y Eltahir descubrieron que este secado proyectado de la región mediterránea es el resultado de la confluencia de dos efectos diferentes de un clima más cálido: un cambio en la dinámica de la circulación de la atmósfera superior y una reducción en la diferencia de temperatura entre tierra y mar. Ningún factor por sí solo sería suficiente para explicar la reducción anómala de la lluvia, pero en combinación los dos fenómenos pueden explicar completamente la tendencia de secado única observada en los modelos.

   El primer efecto es un fenómeno a gran escala, relacionado con los poderosos vientos de gran altitud llamados corrientes en chorro de latitudes medias, que impulsan un patrón climático fuerte y estable de oeste a este en Europa, Asia y América del Norte. Tuel dice que los modelos muestran que "una de las cosas sólidas que sucede con el cambio climático es que a medida que aumenta la temperatura global, aumentará la fuerza de estos chorros de latitudes medias".

   Pero en el hemisferio norte, esos vientos se topan con obstáculos, con cadenas montañosas que incluyen las Montañas Rocosas, los Alpes y el Himalaya, y estos colectivamente imparten una especie de patrón de onda en esta circulación constante, lo que resulta en zonas alternas de presión de aire más alta y más baja. La alta presión se asocia con aire limpio y seco, y la baja presión con aire más húmedo y sistemas de tormenta. Pero a medida que el aire se calienta, este patrón de onda se altera.

   "Simplemente sucedió que la geografía de dónde está el Mediterráneo, y dónde están las montañas, impacta el patrón de flujo de aire alto en la atmósfera de una manera que crea un área de alta presión sobre el Mediterráneo", explica Tuel. Esa área de alta presión crea una zona seca con poca precipitación.

   Sin embargo, ese efecto por sí solo no puede explicar el secado mediterráneo proyectado. Eso requiere la adición de un segundo mecanismo, la reducción de la diferencia de temperatura entre tierra y mar. Esa diferencia, que ayuda a impulsar los vientos, también se verá muy reducida por el cambio climático, porque la tierra se calienta mucho más rápido que los mares.

   "Lo que es realmente diferente sobre el Mediterráneo en comparación con otras regiones es la geografía", dice Tuel. "Básicamente, tienes un gran mar rodeado de continentes, que en realidad no ocurre en ningún otro lugar del mundo". Si bien los modelos muestran el calentamiento de las masas terrestres circundantes de 3 a 4 grados centígrados durante el próximo siglo, el mar solo se calentará aproximadamente 2 grados más o menos. "Básicamente, la diferencia entre el agua y la tierra se hace más pequeña con el tiempo", dice.

   Eso, a su vez, amplifica el diferencial de presión, agregando al área de alta presión que impulsa un patrón de circulación en el sentido de las agujas del reloj de los vientos que rodean la cuenca del Mediterráneo. Y debido a los detalles específicos de la topografía local, las proyecciones muestran que las dos áreas más afectadas por la tendencia al secado serán el noroeste de África, incluida Marruecos, y la región del Mediterráneo oriental, incluidas Turquía y el Levante.

   Esa tendencia no es solo una proyección, sino que ya se ha hecho evidente en las tendencias climáticas recientes en Medio Oriente y el norte de África occidental, dicen los investigadores. "Estas son áreas donde ya detectamos disminuciones en la precipitación", dice Eltahir. Es posible que estas disminuciones de lluvia en una región ya reseca hayan contribuido a los disturbios políticos en la región, dice.

   "Documentamos a partir del registro observado de precipitación que esta parte oriental ya ha experimentado una disminución significativa de la precipitación", dice Eltahir.

Contador

Para leer más