Actualizado 02/11/2009 18:03:11 +00:00 CET

Los campos magnéticos alimentan el viento solar

Hinode, SOL
NASA

MADRID, 2 Nov. (EUROPA PRESS) -

El viento solar que procede de nuestra estrella está generado posiblemente por un proceso que implica poderosos campos magnéticos, de acuerdo con un nuevo estudio realizado por investigadores del University College de Londres, que se han basado en las últimas observaciones del satélite Hinode.

Los científicos han especulado durante largo tiempo sobre la fuente de los vientos solares. El Eepectrómetro de Imagen Ultravioleta Extrema (EIS), a bordo de esta sonda británica-japonesa-estadounidense, está generando observaciones sin precedentes capaces de de proporcionar a los científicos una nueva perspectiva sobre una cuestión abierta hace 50 años respecto a cómo se generan los vientos solares. El estudio colaborativo, publicado en el número de este mes de la revista Astrophysical Journal, sugiere que todo corresponde a un proceso denominado reconexión magnética.

Deb Baker, autor del estudio e investigacdor del UCL Mullar Space Science Laboratory, afirma: "El viento solar es un flujo de gas y campo magnético que envuelve a la Tierra y a otros planetas. Los cambios en este viento que circula a millones de kilómetros por hora pueden inducir alteraciones entre el espacio próximo a la Tierra y nuestra atmósfera superior y todavía no sabemos qué provoca esos flujos".

Sin embargo, nuestro último estudio --añade-- sugiere que se trata de una liberación de energía almacenada en los campos magnéticos solares que proporciona una dirección adicional para el viento solar. La energía magnética liberada es más eficiente en las regiones más brillantes de actividad en la superficie solar, denominadas regiones activas, que son fuertes concentraciones de campos magnéticos. Creemos que este es un proceso fundamental que ocurre en cualquier lugar sobre el Sol y virtualmente en cualquier escala.

Imágenes tomadas en febrero de 2007 del instrumento EIS mostraron que los flujos de plasma caliente se deben a un proceso denominado reconexión magnética. En el borde de las regiones activas donde este proceso puede producirse, un lenta y continua reeestructuración de campo magnético propicia la liberación de energía y la aceleración de partículas en la caliente atmósfera exterior solar, conocida como corona. La reconexión magnética es la primera teoría para explicar cómo los flujos observados en el Sol pueden ser localizados sobre áreas de un sencillo signo magnético, algo considerado previamente improbable.

"Los modelos de ordenador del campo magnético solar fueron utilizados para identificar regiones donde la reconexión magnética podría ocurrir. Las localizacioens propuestas por los modelos de ordenador fueron comparados con medidas de la velocidad del gas procedente de la corona solar. La comparación mostró que el gas se movía hacia afuera a más de 100.000 millas por hora, mil veces la velocidad del viento en un huracán, sobre las posibles regiones de reconexión magnética.