Actualizado 30/05/2008 13:07 CET

Crean un imitador sintético de las células que podría salvar vidas

LONDRES, 30 May. (OTR/PRESS) -

El desarrollo de células sintéticas capaces de convertirse en 'agentes del orden' para impedir que las células naturales enfermas o las bacterias provoquen enfermedades está cada vez más cerca. El doctor Cameron Alexander y el estudiante de Farmacia George Pasparakis han logrado crear un imitador sintético de células naturales que podrían salvar vidas, gracias a sus propiedades selectivas a la hora de combatir otras células enfermas o las bacterias más peligrosas. Con estas propiedades también se podrían reducir los efectos secundarios de las medicinas actuales.

Desde la Universidad de Nottingham, Alexander y Pasparakis han ofrecido las primeras conclusiones de su investigación con previsiones muy positivas para el futuro de la farmacología y la medicina. Gracias al funcionamiento 'inteligente' de su copia artificial de las células se podrían obtener nuevas formas de llevar los fármacos a las zonas enfermas del cuerpo humano.

Según explican los investigadores, estas nuevas células artificiales podrían ser usadas como cápsulas para llevar fármacos moleculares a aquellas partes del cuerpo para atacar de forma más directa las células enfermas, dejando intactas a aquellas células que estén sanas. De esta forma también se reducirían los efectos secundarios de las medicinas convencionales, que atacan tanto a las células sanas como a las enfermas. Esto podría ser muy positivo para los tratamientos como los del cáncer.

AGENTES ANTIMICROBIOS

"Se han dado pasos muy básicos en el laboratorio, y aún queda mucho para lograr una similitud real con una célula biológica. Sin embargo, hemos demostrado que se podrían transferir ciertas moléculas desde de la célula sintética a la bacteria cuando éstas tengan contacto físico, lo que es ya un gran avance", dijo un investigador de la Escuela de Farmacia de la Universidad de Nottingham, el profesor Cameron Alexander, en declaraciones recogidas por Otr/press de un comunicado de la universidad.

Así como estas células artificiales no destruirían las células sanas en un tratamiento médico, también podrían utilizarse como agentes antimicrobios. Las características de las células sintéticas dejarían a los médicos destruir a aquellas bacterias resistentes y dañinas, sin atacar a otras mismas bacterias que, por el contrario, son beneficiosas para la salud pues dan más elementos al organismo para luchar contra otros microbios más poderosos.