Actualizado 17/07/2012 13:14 CET

Demuestran la universalidad de la teoría de Smitth y Fretwel para animales de sangre fría

MADRID, 17 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un trabajo llevado a cabo por investigadores del Centro Oceanográfico de Gijón del Instituto Español de Oceanografía (IEO) y publicado en la revista 'The American Naturalist', demuestra por primera vez la universalidad de la teoría de Smith y Fretwel, que explica la relación entre el número y el tamaño de los descendientes producidos. Esta teoría no había sido demostrada hasta la fecha para animales ectotermos (animales de sangre fría, que no autorregulan su temperatura), aunque era conocido para animales de sangre caliente, lo que supone uno de los principales resultados del trabajo.

Así, el trabajo relaciona la Teoría Metabólica de la Ecología con la evolución de las distintas estrategias reproductivas para explicar los factores que determinan el tiempo de desarrollo de los individuos de una especie, desde su nacimiento hasta que vive de forma independiente, determinando que el periodo de desarrollo de los descendientes de una extensa diversidad de organismos (desde zooplancton hasta aves y mamíferos marinos) está determinado por el número de descendientes que produce la hembra.

Concretamente, los investigadores del Centro Oceanográfico de Gijón del IEO, Juan Bueno y Ángel López-Urrutia han estudiado cómo las hembras controlan el tiempo que sus descendientes tardan en desarrollarse y los compromisos energéticos involucrados en este proceso.

De este modo, los científicos han demostrado que para determinar el tiempo que un organismo tarda en desarrollarse, hay que tener en cuenta, además de su fisiología y metabolismo, el efecto de las distintas estrategias reproductivas maternas.

Tal y como explica la Teoría Metabólica de la Ecología, el tamaño del cuerpo y el efecto de la temperatura en el metabolismo determinan la mayor parte de los procesos biológicos, incluido el tiempo de desarrollo de una especie. Sin embargo, en este caso, la estrategia reproductiva de la madre debe tenerse muy en cuenta.

Igualmente, al incorporar este balance entre el número y el tamaño de los descendientes en un modelo matemático que predice la duración del desarrollo de distintos organismos, los autores han desarrollado un nuevo marco teórico que unifica las perspectivas de la Teoría Metabólica de la Ecología y la influencia de las estrategias reproductivas.

Así, "las hembras tienen que elegir entre producir muchos descendientes que se desarrollarán rápido o invertir gran cantidad de recursos en unos pocos descendientes que tardarán mucho en desarrollarse", explican los investigadores. Por ello, la repartición de los recursos maternos entre "muchos y pequeños" o "pocos y grandes" descendientes tendrá consecuencias similares en la determinación de la duración del periodo en que la cría depende de la madre desde la fertilización del zigoto hasta el destete, en el caso de mamíferos, y desde la fertilización del huevo hasta el agotamiento del vitelo, en peces.