Actualizado 20/07/2017 17:46 CET

Se descarta que el mundo cuántico obedezca al realismo local

Separación de las instlaciones donde se realizó la prueba de Bell
ROSENFELD ET AL. PUBLISHED BY THE AMERICAN PHYSIC

   MADRID, 20 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Físicos han reportado algunas de las evidencias más fuertes hasta el momento de que el mundo cuántico no obedece al realismo local, al demostrar nuevas pruebas de la existencia del enredo cuántico.

   Al realizar una prueba de Bell esencialmente libre de lagunas, han demostrado que dos átomos separados por una distancia de un cuarto de milla (398 metros) comparten correlaciones que deberían ser imposibles bajo la hipótesis del realismo local, y son muy probablemente explicadas por entrelazamiento cuántico.

   La nueva prueba de Bell fue realizada por un grupo de investigadores dirigido por Harald Weinfurter en la Universidad Ludwig Maximilian de Munich y el Instituto Max Planck de Quantum Optics, ambos en Alemania.

   La probabilidad de que las correlaciones observadas puedan ser explicadas por el realismo local debido a algunas "variables ocultas" desconocidas en lugar de por el entrelazamiento es menos de uno entre mil millones, escriben los físicos en su artículo publicado en Physical Review Letters.

   Al contabilizar todos sus datos acumulados, tomados en el transcurso de siete meses, esa probabilidad cae aún más, hasta aproximadamente uno de cada diez trillones (el número 1 seguido de 16 ceros).

   Esto significa que el mundo cuántico viola la localidad (que los objetos distantes no pueden influir entre sí en menos de una cierta cantidad de tiempo) o el realismo (que los objetos existen o no cuando alguien los mide), o posiblemente ambos.

   La prueba aquí presentada es la más reciente prueba de Bell libre de fisuras: una que cierra simultáneamente las dos fisuras más grandes, la de la localidad y la de la detección. El cierre de ambas es vital para excluir cualquier explicación alternativa, como la posibilidad de que dos objetos entrelazados compartan secretamente información (fisura local), o que las partículas detectadas no sean representativas de toda la muestra sino que forman un subconjunto especial que distorsiona los datos (fisura de detección).

   La primera prueba de Bell libre de fisuras, reportada en 2015 por un equipo liderado por Ronald Hanson en la Universidad de Delft, demostró el entrelazamiento entre los espines electrónicos de centros de vacíos de nitrógeno (NV) en el diamante. Poco después, otras pruebas de Bell libres de fisuras informaron de entrelazamiento entre los fotones. La prueba de Bell aquí descrita demuestra el entrelazamiento entre un tercer tipo de sistema: los estados de espín de los átomos.

   "En mi opinión, el mayor significado de este trabajo es el descarte definitivo del realismo local", dijo a Phys.org el coautor Wenjamin Rosenfeld, de la Universidad Ludwig Maximilian de Munich y el Instituto Max Planck de Óptica Cuántica. "Es bueno que los experimentos similares se realizaron con diferentes sistemas (fotones, centros NV) esencialmente al mismo tiempo, por lo que todos los resultados juntos se pueden tomar como verdaderamente concluyentes. Ahora ya no es una cuestión de creencia si la naturaleza puede o no puede ser descrita de una manera realista-local, sino que es un hecho".