Actualizado 06/04/2006 14:24 CET

Descubren un mecanismo molecular que podría eliminar las células madre cancerígenas sin dañar a las normales

MADRID, 6 Abr. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Universidad de Michigan (Estados Unidos) han descubierto un mecanismo molecular que podría conducir a la eliminación de las células madre cancerígenas, que se cree inician y mantienen los tumores, sin que ello suponga un perjuicio para las células madre normales. Las conclusiones del estudio se publican en la edición digital de la revista 'Nature'.

Los expertos explican que las células madre cancerígenas comparten muchas características con las células madre normales, lo que hace difícil diseñar tratamientos contra el cáncer que puedan dirigirse a ellas sin eliminar las normales. Esto resulta un problema ya que dañar, por ejemplo, las células madre hematopoyéticas durante el tratamiento de la leucemia podría perjudicar al sistema inmune.

En su investigación, los científicos estudiaron una proteína supresora tumoral que se encuentra con frecuencia inactivada en la leucemia y otros cánceres. Esta proteína, llamada PTEN, suele inhibir el mecanismo molecular de la quinasa fosfatidilinositol 3-OH (Pl(3)K) y a la molécula sobre la que actúa, el mTOR, por lo que limita la proliferación y supervivencia celular.

Los investigadores eliminaron Pten de las células sanguíneas de ratones y descubrieron que aunque esto conducía al desarrollo de leucemias, las células madre hematopoyéticas normales se agotaban debido a que perdían su capacidad para mantenerse por sí mismas.

El tratamiento de estos ratones con el inhibidor de mTOR, la rapamicina, evitó la generación de células madre leucémicas y el desarrollo de la leucemia, y redujo el número de células madre leucémicas en las leucemias ya existentes. Además, la rapamicina restableció el funcionamiento de las células madre hematopoyéticas, incluyendo su capacidad para reponer las células madre en la médula espinal mermada de los ratones.

Según los científicos, dirigirse a mecanismos que distingan entre la renovación propia de las células madre normales y el funcionamiento de las células madre cancerígenas en el mismo tejido podría hacer posible combatir los tumores sin dañar las células madre normales.