Actualizado 08/06/2020 9:01:54 +00:00 CET

En la guerra bacteriana se producen ataques suicidas masivos

Bacterias perpetran ataques masivos suicidas para defender sus colonias
Bacterias perpetran ataques masivos suicidas para defender sus colonias - UNIVERSIDAD DE OXFORD

   MADRID, 8 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Las bacterias en guerra perpetran ataques suicidas en grandes cantidades para derrotar a los competidores, según un estudio de los Departamentos de Zoología y Bioquímica de la Universidad de Oxford.

   Las bacterias son organismos agresivos que han desarrollado una serie de formas draconianas para matar e inhibir a sus competidores. Una de las estrategias más extremas es donde las células se separan activamente y mueren para liberar grandes toxinas que matan otras cepas. Si bien se sabía que algunas bacterias hacen esto, no se conocía el alcance del comportamiento y, por lo general, se suponía que solo unas pocas células realizarían estos ataques suicidas.

   Un nuevo estudio, publicado en Current Biology, muestra que esto está lejos del caso: en algunas áreas de campos de batalla bacterianos, casi todas las células se suicidan para generar un ataque simultáneo masivo.

   Los comportamientos suicidas son muy raros en el mundo natural y generalmente es difícil entender por qué evolucionarían. Este estudio revela que millones de bacterias participarán simultáneamente en un comportamiento suicida. Además, muestra que esto ocurre en la bacteria mejor estudiada: la bacteria intestinal común, Escherichia coli. Este descubrimiento tiene sorprendentes similitudes con los comportamientos observados en insectos sociales, abejas y hormigas, que también lanzan ataques a gran escala contra intrusos donde muchos de ellos perecen.

   La coautora, doctora Elisa Granato, de los Departamentos de Zoología y Bioquímica de la Universidad de Oxford, dice en un comunicado: "La gran cantidad de bacterias que murieron en estos ataques fue muy sorprendente. Pero el estudio explica por qué hacen esto: las células participan en el comportamiento suicida cuando están a punto de morir de todos modos por la toxina de un competidor. Este comportamiento representa un último ataque de jadeo de las células moribundas, lo que les permite montar un contraataque formidable antes de que ellos mismos perezcan".

   Los autores estudiaron el campo de batalla bacteriano en el laboratorio, utilizando microscopía de fluorescencia de lapso de tiempo tridimensional. Encontraron una manera de hacer que las células cambien de color cuando estaban participando en el comportamiento suicida. Esto les permitió seguir células individuales en la línea del frente a lo largo del tiempo a medida que interactúan con los competidores y ver cuándo y cuántas células realizan estos ataques.

   El coautor, el profesor Kevin Foster, dice: "Las bacterias, como E. coli, pueden ser tanto patógenos mortales como simbiontes protectores que viven dentro de nosotros. Por lo tanto, si estas bacterias ganan sus guerras, puede ser la diferencia entre la buena salud y una devastadora enfermedad. El estudio de la guerra bacteriana, por lo tanto, podría ayudarnos a rechazar los patógenos y promover las llamadas bacterias "amigables".

   Los investigadores esperan que al comprender las reglas de la guerra bacteriana en general y al usar esto para diseñar bacterias probióticas, se puedan usar para promover la salud y tratar infecciones.

Lo más leído

  1. 1

    El primer agujero negro captado en imagen se tambalea

  2. 2

    Bruselas renuncia al reparto obligatorio de refugiados y apuesta por reforzar la frontera y las expulsiones

  3. 3

    Nuevo tipo de planeta descubierto a 260 años luz

  4. 4

    Sanidad decreta medidas especiales contra el COVID en Valmojado, Cebolla y La Puebla de Montalbán

  5. 5

    Un niño que lleva toda su vida postrado en una silla de ruedas aprende a darse la vuelta