Actualizado 23/07/2012 20:30 CET

Investigadores confirman en ovejas la teoría de la 'manada egoísta'

Ovejas, Ganado, Rebaño
EUROPA PRESS

MADRID, 23 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un equipo de investigadores de la Universidad de Londres ha confirmado la teoría de la 'manada egoísta' --que defiende que muchos animales viven en manada para reducir las posibilidades de ser atacados-- al colocar una serie de dispositivos GPS en una manada de ovejas y en un perro de pastoreo. Los hallazgos han sido publicados en 'Current Biology'.

"Hemos sido capaces de seguir, con precisión, los movimientos de las ovejas y el perro que las perseguía", afirma Andrew King, del Royal Veterinary College, de la Universidad de Londres. Según King, "en cada caso, se observó que las ovejas exhiben una fuerte atracción hacia el centro del rebaño, cuando el perro se acerca, en un esfuerzo de evitar la franja más peligrosa".

La teoría de la 'manada egoísta' ha sido, durante mucho tiempo, la explicación favorita para entender el comportamiento de las agrupaciones de animales. Sin embargo, el seguimiento de los movimientos de muchos animales individuales a la vez y la predicción del riesgo de un depredador no es fácil por lo que no existían hasta el momento evidencias firmes de la teoría.

Ahora, los datos del nuevo estudio sugieren que las ovejas avanzan hacia el centro del rebaño ante una amenaza, mientras que el rebaño como un todo se aleja del peligro. Los investigadores fueron capaces de recrear ese patrón de plegado utilizando operaciones matemáticas sencillas.

Según los expertos, algunos miembros de la manada parecen eludir el riesgo mejor que otros; pero aún desconocen si se trata de una cuestión de suerte o de habilidad. Para resolver esta cuestión, los investigadores estudiarán ahora la aptitud física y la personalidad de las ovejas para buscar patrones predecibles. Además, también analizarán la forma en que las ovejas avanzan de manera orquestada.

Según King, estos nuevos hallazgos podrían arrojar luz sobre las enfermedades neurodegenerativas, como la de Huntington, ya que las ovejas son un modelo popular para el estudio de estas enfermedades. "Mediante el estudio del comportamiento social de las ovejas podremos determinar la aparición y progresión de conductas anormales, que pueden estar asociadas con un déficit cognitivo, o del aparato locomotor", concluye King.