Actualizado 02/09/2011 19:38

Mars500, a dos meses de 'regresar' a la Tierra

Mars500
ESA

MADRID, 2 Sep. (EUROPA PRESS) -

La primera simulación completa de una misión tripulada de ida y vuelta a Marte, conocida como Mars500, está progresando con normalidad en las instalaciones del Instituto de Problemas Biomédicos de Moscú

A partir de ahora la misión simulada a Marte proporciona datos inéditos - nadie había permanecido aislado tanto tiempo como los seis tripulantes de Mars500. Dentro de poco desaparecerá el retardo en las comunicaciones y la tripulación se sentirá más cerca de casa. La escotilla se volverá a abrir el día 4 de noviembre.

A mediados de agosto el experimento superó la marca de 438 días, el mayor número de días pasados fuera del planeta Tierra, un récord marcado por el cosmonauta Valeri Polyakov a bordo de la estación espacial rusa Mir en 1994-1995.

La logística, los aspectos médicos y psicológicos, los experimentos - el proyecto entra en un terreno inexplorado, generando datos que serán imprescindibles en el momento en el que el ser humano emprenda el viaje a los planetas.

Ahora la tripulación se enfrenta al periodo más difícil y agotador de la misión, con fuertes elementos de monotonía, aislamiento sensorial y debilidad generalizada.

Según informa la ESA (Agencia Espacial Europea) además de su marcada palidez, los seis miembros de la tripulación de Mars500 están sobrellevando la situación bastante bien. Cada día buscan nuevas formas de mantenerse tranquilos y motivados.

Se mantienen ocupados desarrollando un gran número de experimentos científicos y con las labores de mantenimiento de su 'nave', pero también tienen tiempo para realizar actividades más creativas.

Los participantes europeos, Diego Urbina y Romain Charles, escriben sus diarios, toman fotos y graban vídeos, aunque con menos frecuencia que al comienzo de su misión.

Diego se mantiene muy activo en Twitter (@diegou), acercando al público a la vida diaria en el interior de los módulos de Mars500.

El primer paso del 'regreso' a Tierra tendrá lugar el próximo día 15 de septiembre, cuando se restablezca la comunicación directa con la tripulación.

Las comunicaciones con el centro de control sufren un retardo artificial que varía en función de la fase de la misión, como ocurriría en una misión real a Marte debido a la gran distancia que separaría a la nave de la Tierra.

Este retardo se ha ido reduciendo unos 30 segundos cada semana durante el viaje de vuelta, bajando a menos de un minuto a finales de agosto. La primera comunicación en tiempo real con la tripulación será un reconocimiento médico.

El enlace en tiempo real permitirá que los visitantes del centro de control saluden a la tripulación - especialmente aquellos que hablen su mismo idioma. Hasta ahora, se les enviaban mensajes grabados en vídeo para alegrar su rutina diaria.

Ya sólo faltan dos meses para el final de la misión, que tendrá lugar el próximo día 4 de noviembre. Los seis miembros de la tripulación aguardan ansiosos el momento en que se vuelva a abrir la escotilla de los módulos de aislamiento y puedan volver a respirar aire fresco y saludar a sus familiares y amigos.