El precursor de los mamíferos ya desgarraba grandes presas con su dentadura

Actualizado 07/02/2014 17:55:28 CET
Dimetrodon
Foto: DANIELLE DUFAULT

MADRID, 7 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Los primeros depredadores superiores que fueron capaces de moverse en tierra firme no tenían miedo de morder más de lo que sus mandíbulas les permitían, tal y como ha demostrado un estudio de  la Universidad de Toronto Mississauga.

   El estudiante de posgrado y el autor principal Kirstin Brink sugiere que el dimetrodon, un carnívoro considerado precursor de los mamíferos que caminaba sobre la tierra hace entre 298 millones y 272 millones de años, fue el primer vertebrado terrestre en desarrollar dientes serrados en forma de cuchillo.

   De acuerdo con el estudio publicado en Nature Communications, los dientes zifodonte, con sus bordes dentados, producían una mordedura más eficiente y habrían permitido al dimetrodon comer presas mucho más grandes que él mismo.

   Aunque la mayoría de los dinosaurios carnívoros poseían dientes zifodonte, la evidencia fósil sugiere que los dientes serrados primero evolucionaron en el dimetrodon, unos 40 millones de años antes que en los dinosaurios terópodos .

   "Las tecnologías como el microscopio electrónico de barrido (SEM) y la histología nos permitieron examinar estos dientes en detalle para revelar patrones previamente desconocidos en la historia evolutiva del Dimetrodon", dijo Brink.

   El dimetrodon, con sus cuatro metros de largo, representaba la parte superior de la cadena alimentaria terrestre en el período Pérmico temprano y es considerado como el precursor de los mamíferos.

   Según esta investigación, tenía una diversidad de estructuras dentales antes desconocidas y fue también el primer vertebrado terrestre en desarrollar un diseño dental que ha terminado por ser dominante en los mamíferos.

   El estudio también sugiere que los dientes zifodonte se limitaron a las especies posteriores de dimetrodon, lo que indica un cambio gradual en los hábitos de alimentación.

   La configuración a modo de cuchillo de carne de estos dientes y la arquitectura del cráneo sugieren que el dimetrodon era capaz de agarrar y rasgar y desmembrar grandes presas, según el investigador.