Actualizado 14/02/2003 23:01 CET

Las primeras experiencias de la vida poseen un impacto en los niveles hormonales

MADRID, 14 Feb. (EUROPA PRESS) -

Estudios de la composición de la saliva han ayudado a los

científicos a determinar que las primeras experiencias de la vida,

como abusos o negligencia, afectan a la actividad en el eje

hipotalámico-pituitario-adrenal (HPA).

En la XIV Reunión de la Asociación Americana para el Avance de la

Ciencia, que se celebra en Denver, Colorado, científicos del

Instituto de Desarrollo Infantil de la Universidad de Minnesota

hablarán sobre nuevos estudios que muestran que vivir en orfanatos en

la infancia aumenta el riesgo de que los niños produzcan mayores

niveles de cortisol, la hormona del estrés. Esta hormona, que se

encuentra en la saliva, es la principal producida por el sistema HPA

en los seres humanos.

Los autores destacan los hallazgos de dos recientes estudios en

niños y sus niveles de cortisol. En ambos estudios, los padres fueron

recogiendo saliva de sus hijos después de levantarse y en el momento

de acostarse.

En el primer estudio, niños que vivían en orfanatos de Rumania más

de ocho meses registraban elevados niveles de cortisol, si bien los

niños que eran adoptados a edades tempranas no mostraban niveles

distintos de cortisol de los de los niños que se criaban en el seno

de su familia biológica.

Un segundo estudio, en el que participaron 200 niños adoptados en

todo el mundo se observó que aquellos que procedían de orfanatos con

pocos recursos y pobres condiciones materiales y de asistencia

registraban elevados niveles de cortisol, comparados con niños cuyos

cuidados pre-adopción se describían como adecuados.

Este estudio indica que el 78 por ciento de los niños adoptados

internacionalmente no mostraban evidencias de poseer elevados niveles

de cortisol.