Proponen convertir los vertederos en atracción turística

Actualizado 06/06/2008 13:45:47 CET

  

   AMSTERDAM,  (OTR/PRESS)

   ¿Qué hacer con las basuras?. Se trata de un problema creciente como se ha comprobado en Nápoles y, en general, en zonas de gran densidad de población, como los Países Bajos. Precisamente un ingeniero holandés cree haber dado con la solución: convertir los vertederos de hoy en atracciones para los turistas del mañana edificando pirámides con bloques de residuos inertes previamente compactados. Incluso este nuevo producto podría utilizarse para cimentar cualquier tipo de edificación.

   En un estudio publicado por la revista International Journal of Global Environmental Issues, Roelof Schuilling, ingeniero de la firma Geochem Research, propone la solidificación de las basuras en un material parecido al cemento con el fin de utilizar los bloques resultantes para levantar pirámides que no solamente sirvan para recoger los desperdicios sino que de paso podrían convertirse en atracciones para los turistas y en símbolos para nuestras ciudades.

   Según su proyecto, recogido por otr/press, Schuiling afirma que es "peligroso e insostenible" limitarse a enterrar en vertederos los residuos sólidos tóxicos, tal y como se realiza de forma habitual actualmente. Como alternativa, propone tratar la basura sometiéndola primero a neutralización mezclándola con cemento y dejando inertes los aditivos para reducir la posibilidad de que los elementos tóxicos puedan alcanzar el suelo o los acuíferos.

ATRACCION TURISTICA

   Más aún, si este material solificado es convertido en bloques, entonces podría ser apilado en forma de pirámide rodeado de una zanja. "Se trataría de un sistema sostenible, sencillo de controlar, y que eliminaría la necesidad de un sistema 'eterno' de seguimiento", afirmó.

   "Esas pirámides, erigidas en lugares prominentes, podrían servir de paso como atracción turística y convertirse paradójicamente en fuente de ingresos para asegurar su financiación", añadió. Incluso apunta la posibilidad de que estos bloques de basuras inertizadas podrían emplearse a gran escala para cimentar edificios de oficinas y fábricas, particularmente en zonas propensas a inundarse. De otra manera, se trataría de convertir en monumento la gran cantidad de basura generada por la consumista sociedad en la que vivimos.