Actualizado 31/05/2006 17:30 CET

El riesgo de los mayores de 60 años de sufrir un ictus en los próximos diez años es del 18 por ciento

ZARAGOZA, 31 May. (EUROPA PRESS) -

El riesgo de la población aragonesa mayor de 60 años --más de 325.000 personas según el último censo poblacional de INE-- de sufrir un ictus en los próximos diez años es del 18 por ciento, según los resultados de estudio Previctus (Prevalencia del riesgo de ictus en la población española mayor de 60 años), presentados hoy en Zaragoza.

Las cifras vinculadas al ictus reflejan que más de 1.200 personas mueren en Aragón todos los años por causa de un ictus; es la principal causa de discapacidad en el adulto; la primera causa de muerte entre la población femenina; y en España más de 200.000 personas viven actualmente con algún tipo de discapacidad como consecuencia de haber sufrido un ictus.

En cualquier caso, a pesar de este panorama tan dramático, expertos, pacientes y políticos están uniendo sus fuerzas para paliar el impacto actual del ictus entre la población.

Cambiar esta tendencia pasa en gran parte por mejorar el tratamiento de la hipertensión arterial. La hipertensión arterial en el principal factor de riesgo de ictus sobre el que podemos actuar: multiplica por cinco el riesgo de ictus y su control podría evitar todos los años el 40 por ciento de las muertes que el ictus provoca, y que en las Aragón supera la cifra de 1.200 personas.

En este sentido, el doctor Luis Miguel Ruilope, presidente de la Sociedad Española de Hipertensión-Liga Española para la Lucha contra la Hipertensión Arterial señala que "el ictus es uno de los grandes problemas socio-sanitarios en nuestro país. Su tremendo impacto sobre la población debe hacernos pensar en estrategias preventivas centradas sobre todo en el control de los factores de riesgo".

Añade que hoy en día está demostrado que la hipertensión arterial es el factor de riesgo modificable más importante para que se produzca un ictus, y es por ello por lo que desde la Sociedad Española de Hipertensión-Liga Española para la Lucha contra la Hipertensión Arterial, "queremos apostar claramente por iniciativas que sensibilicen y conciencien a todos los estamentos implicados --profesionales sanitarios, autoridades sanitarias y población general-- de la importancia de prevenir el ictus. No debemos olvidar que con un gesto tan sencillo, como es la toma de la tensión arterial, el impacto de este problema se puede ver significativamente reducido".

RIESGO EN ARAGÓN

Estas cifras dan muestra de la importancia de los resultados obtenidos en el estudio más importante que se ha llevado a cabo en España para evaluar el riesgo de ictus entre la población.

Según el estudio Previctus, en el que han participado 7.000 pacientes, de ellos 258 aragoneses, y 1.200 médicos de atención primaria, el riego de ictus a 10 años en la población de Aragón mayor de 60 años es del 18 por ciento. Esta investigación, avalada por la SEH-LELHA y la SEMERGEN (Sociedad Española de Medicina Rural y Generalista), debe suponer un punto de inflexión en el nivel de sensibilización de médicos y población general de manera que esta situación tan poco alentadora pueda revertirse.

La importancia de este estudio, según señala su coordinador, el doctor José Vicente Lozano, radica en que por vez primera se realiza sobre población general y la conclusión que se desprende es que el riesgo de ictus entre la población mayor de 60 años en nuestro país es elevado. "Ello debería hacernos pensar en la conveniencia de actuar seria y eficazmente contra los factores de riesgo más importantes, entre los que encontramos a la cabeza la hipertensión arterial", subraya Lozano.

En su opinión, los médicos están cada vez más concienciados de la importancia de controlar las cifras de presión arterial para disminuir la morbimortalidad cardiovascular. "El problema es que el nivel de diagnóstico y en especial el control todavía es más bajo del que nos gustaría", afirma el coordinador del estudio.

CONTROL DE LA TENSIÓN

Con el objetivo fundamental de reducir al máximo el riesgo puesto de manifiesto en el estudio Previctus, se pone en marcha una campaña nacional de prevención que llegará a todas las comunidades autónomas durante los próximos meses, se organizarán puntos de tomas de tensión arterial gratuitas, donde se entregará material informativo y en los que profesionales sanitarios ofrecerán los consejos y recomendaciones más pertinentes.

Ante este tipo de iniciativas y según el portavoz de la Federación Española de Daño Cerebral, Valeriano García Rivera, "desde FEDACE y las asociaciones que la forman existe una gran preocupación por promover y apoyar acciones sociosanitarias de carácter preventivo y, en el caso concreto del accidente cerebrovascular, consideramos clave la información y formación en hábitos saludables y el control de la tensión arterial"

La creación de una red específica de recursos sanitarios y sociales que aborde de manera integral el daño cerebral sobrevenido, es otra de las cuestiones clave para FEDACE. "Los pacientes que han sufrido una lesión cerebral deben ser sometidos a un intenso y exhaustivo y rápido proceso de rehabilitación que permita el máximo posible de la recuperación de sus capacidades", indica Valeriano García.