Philae "huele" moléculas orgánicas en el cometa 67P

Actualizado 18/11/2014 19:26:50 CET
Superficie del cometa 67P
Foto: ESA

MADRID, 18 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Las propiedades de la superficie de 67P parecen ser muy diferentes de lo que se pensaba. El taladro aterrizador Philae ha revelado que el cometa es duro como el híelo, ya que no pudo profundizar. Además, el instrumental fue capaz de 'oler' la atmósfera y detectar las primeras moléculas orgánicas después de aterrizar.

   "A pesar de que la potencia del taladro se incrementó gradualmente, no fuímos capaces de profundizar en la superficie", explica Tilman Spohn, del Instituto de investigación Planetaria de la agencia espacial alemana (DLR), que dirige el equipo de investigación.

   Poco después del triple aterrizaje, los científicos sólo podían esperar que Philae quedase en una posición que permitiera a la sonda quedar clavada en la superficie. Sin embargo, con el instrumento MUPUS (Sensores de uso múltiple para investigación en superficie y subsuelo) ha sido posible estudiar directamente la resistencia de la superficie de un cometa por primera vez, y 67P/Churyumov-Gerasimenko ha demostrado ser un "hueso duro de roer".

   "Hemos adquirido una gran cantidad de datos, que ahora tenemos que analizar", dice Spohn. Sólo se los sensores térmicos y acelerómetros en los anclajes que deberían haber fijos Philae a la superficie del cometa no se utilizaron, debido a que no fueron desplegados durante la toma de contacto.

   Por su lado, el equipo del experimento SESAME (Surface Electrical, Seismic and Acoustic Monitoring Experiment) puede confirmar que Churyumov-Gerasimenko no es tan suave y esponjoso como se creía que era. "La fuerza de la capa de hielo bajo una capa de polvo en el primer lugar de aterrizaje es sorprendentemente alta", dice Klaus Seidensticker del Instituto DLR de Investigación Planetaria.

   El instrumento CASSE, que se encuentra bajo el aterrizador, se puso en marcha durante el descenso y registra claramente la toma de contacto en el primer aterrizaje de Philae. A partir de datos adicionales, se derivarán las propiedades mecánicas de Churyumov-Gerasimenko. Otros dos instrumentos de SESAME sugieren que la actividad cometaria en este lugar de aterrizaje es baja, y revelan la presencia de una gran cantidad de hielo de agua bajo el módulo de aterrizaje.

   El último de los 10 instrumentos a bordo del módulo de aterrizaje Philae en ser activado fue el subsistema SD2 (Sampling, Drilling and Distribution), que fue diseñado para proporcionar muestras de suelo. Es cierto que el taladro se activó, al igual que todos los pasos para el transporte de la muestra al horno apropiado. Ahora los científicos tienen que analizar los datos para determinar si una muestra de suelo fue en realidad se examinó en el cromatógrafo de gases. Esto se hará en colaboración con varios equipos de instrumentos.

   "Actualmente no tenemos ninguna información sobre la cantidad y el peso de la muestra de suelo," dice Fred Goesmann del Instituto Max Planck para la Investigación del Sistema Solar. Sin embargo, el instrumental fue capaz de 'oler' la atmósfera y detectar las primeras moléculas orgánicas después de aterrizar. El análisis de los espectros y la identificación de las moléculas continúan.

   Uno de los más afortunados con el aterrizaje de Philae es Stefano Mottola, del Instituto DLR de Investigación Planetaria, que se encarga de la cámara Rolis (Rosetta Lander Imaging System). El instrumento, montado en la parte inferior del módulo de aterrizaje, adquirió imágenes durante el primer descenso que muestra el lugar de aterrizaje previsto, Agilkia. Incluso después del tercer aterrizaje, se logró reactivar Rolis y adquirir imágenes de la superficie del cometa a corta distancia. De este modo, el equipo cuenta con datos para dos lugares diferentes en el cometa.

   Una gran cantidad de datos también se obtuvo con el instrumento CONSERT (COmet Nucleus Sounding Experiment by Radio wave Transmission). Para lograr esto, el módulo de aterrizaje y el orbitador estaban en diferentes lados del cometa y trabajaron en conjunto para analizar el núcleo con señales de radio a través de él y crear un perfil tridimensional del núcleo. Durante las mediciones, Philae entró en hibernación después de que se agotase la energía de la batería principal.

SEGURO DE QUE SE REANUDARÁ EL CONTACTO

   "Estoy muy seguro de que Philae reanudará el contacto con nosotros y que vamos a ser capaces de operar los instrumentos de nuevo", dice el gerente del Proyecto en el DLR, Stephan Ulamec. Una vez que la batería recargable secundaria haya sido calentado por la luz del Sol de nuevo, se reiniciará Philae y el equipo de mando se sentará en las consolas de control de nuevo.

   "En el primer lugar de aterrizaje habríamos tenido mejores condiciones de iluminación solar", dice Ulamec. "Ahora estamos un poco en la sombra, necesitaremos más tiempo para cargar." Una de las ventajas del lugar de aterrizaje más sombrío en un cráter es que el módulo de aterrizaje Philae no se sobrecaliente tan rápido cuando el cometa se acerque al Sol, y se beneficiará de una luz del sol menos fuerte. El equipo logró girar el módulo de aterrizaje durante la noche del 14 al 15 de noviembre, de modo que el panel solar más grande está ahora alineado hacia el Sol.

   Stephan Ulamec cree que es probable que en la primavera de 2015, se comunicará una vez más con Philae y se recibirán datos. En el verano, podría ser posible que las temperaturas en el cometa permitan a la batería recargarse. "El orbitador continuará con sus sobrevuelos para recibir cualquier señal del módulo de aterrizaje Philae, una vez que despierte de la hibernación."

@CIENCIAPLUS