ADN revela detalles sobre la misteriosa Cultura del Hacha de Guerra

Actualizado 09/10/2019 17:07:07 CET
Restos óseos
Restos óseos - UPPSALA UNIVERSITY

   MADRID, 9 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Datos arqueológicos, genéticos y de isótopos estables han sido combinados para entender procesos demográficos ligados con la icónica Cultura del Hacha de Guerra y su introducción en Escandinavia.

   En 1953, se encontró un lugar de entierro significativo perteneciente a esta cultura al construir una rotonda en Linköping (Suecia). Hace 4.500 años, un hombre y una mujer fueron enterrados junto con un niño, un perro y un rico conjunto de artículos funerarios, incluido uno de los ejes de batalla del mismo nombre.

   "Hoy llamamos a este sitio 'Bergsgraven'. Tengo curiosidad por este entierro en particular durante mucho tiempo. La colaboración de los arqueólogos con los genetistas nos permite comprender más acerca de estas personas como individuos, así como de dónde provienen sus antepasados", dice la arqueogenetista Helena Malmström de la Universidad de Uppsala, autora principal del nuevo estudio, que se publica en Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences

   La cultura escandinava del Hacha de Guerra aparece en el registro arqueológico hace unos 5.000 años y arqueológicamente se asemeja a la cultura continental de la Cerámica Cordada. "La aparición y el desarrollo del complejo cultural se ha debatido durante mucho tiempo, especialmente si se trataba de un fenómeno regional o si estaba asociado con procesos migratorios de grupos humanos y, si este era el caso, de dónde", dice el osteoarqueólogo Jan Stora, de la Universidad de Estocolmo, uno de los autores principales del estudio.

   Al secuenciar los genomas de individuos prehistóricos de la actual Suecia, Estonia y Polonia, el equipo de investigación demostró que la Cultura Escandinava del Hacha de Guerra y la Cultura continental de la Cerámica Cordada comparten una ascendencia genética común, que no había estado presente en Escandinavia o Europa central antes de hace 5.000 años. "Esto sugiere que la introducción de esta nueva manifestación cultural se asoció con movimientos de personas. Estos grupos tienen una historia que finalmente podemos rastrear hasta la Estepa Póntica al norte del Mar Negro", dice el genetista de población Torsten Günther de la Universidad de Uppsala, co-autor principal del estudio.

   En estudios anteriores, el equipo de investigación había podido demostrar que otros cambios culturales durante la Edad de Piedra, como la introducción de prácticas agrícolas, también se asociaron con los movimientos de personas. Torsten Günther explica: "Una vez más, los análisis arqueogenómicos revelan resultados nuevos y sorprendentes sobre los procesos demográficos en la Edad de Piedra". Jan Stor* agrega: "Los movimientos prehistóricos de personas han jugado un papel importante en la difusión de las innovaciones. Pero también hay cierta integración y reconexión de elementos anteriores. Por ejemplo, encontramos que las personas que comparten la señal genética de los sitios del Hacha de Guerra estaban reutilizando tumbas megalíticas para sus entierros".

   Las comparaciones entre estos individuos y otros escandinavos prehistóricos proporcionaron nuevas ideas valiosas. Mattias Jakobsson, genetista de población de la Universidad de Uppsala y uno de los autores principales de este estudio, señala: "También es interesante que los pastores de la Cultura del Hacha de Guerra difieran de otros grupos contemporáneos de agricultores y cazadores-recolectores en Escandinavia. Al menos tres grupos genética y culturalmente diferentes vivieron uno al lado del otro durante siglos y no se mezclaron mucho".

   Hay alguna evidencia de bajos niveles de mezcla genética entre los pastores entrantes y otras culturas agrícolas. El equipo de investigación no pudo determinar si esto ocurrió antes o después de su llegada a Escandinavia. "Esa sigue siendo una pregunta abierta y aún deja espacio para futuros estudios, ya que más datos de individuos adicionales, así como de otras regiones geográficas, deberían proporcionar una resolución más detallada", concluye Helena Malmström.

Contador