Los neandertales fueron capaces de matar a distancia

Actualizado 25/01/2019 12:06:35 CET
Lanza Schoningen
P. PFARR NLD/UCL - Archivo

   MADRID, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Arqueólogos han demostrado por primera vez que los neandertales fueron capaces de fabricar armas lo suficientemente avanzadas como para matar a distancia.

   El estudio del University College de Londres, publicado en Scientific Reports, examinó el rendimiento de las réplicas de las lanzas Schöningen de 300.000 años de antigüedad, las armas más antiguas reportadas en registros arqueológicos, para identificar si lanzadores de jabalina podrían usarlas para golpear un objetivo a distancia.

   Annemieke Milks (Instituto de Arqueología de la UCL), quien dirigió el estudio, dijo en un comunicado: "Este estudio es importante porque se suma a la creciente evidencia de que los neandertales eran expertos en tecnología y tenían la capacidad de cazar caza a través de una variedad de estrategias, no solo con encuentros cercanos arriesgados".

   La investigación muestra que las lanzas de madera habrían permitido a los neandertales usarlas como armas y matar a distancia. Es un hallazgo significativo dado que estudios previos consideraron que los neandertales solo podían cazar y matar a sus presas a corta distancia.

   Las lanzas de Schöningen son un conjunto de diez lanzas de madera de la Edad del Paleolítico que fueron excavadas entre 1994 y 1999 en una mina de lignito a cielo abierto en Schöningen, Alemania, junto con aproximadamente 16.000 huesos de animales.

   Las lanzas Schöningen representan las armas de caza más antiguas y completamente conservadas de la Europa prehistórica descubierta hasta ahora. Además de Schöningen, un fragmento de lanza de Clacton-on-Sea, Inglaterra, que data de hace 400.000 años, se puede encontrar en el Museo de Historia Natural de Londres.

   El estudio se realizó con seis atletas de jabalina que fueron reclutados para probar si las lanzas podrían usarse para golpear un objetivo a una distancia. Los atletas de jabalina fueron elegidos para el estudio porque tenían la habilidad de lanzar a alta velocidad, igualando la capacidad de un cazador neandertal.

   Owen O'Donnell, un ex alumno del Instituto de Arqueología de la UCL, hizo las réplicas de las lanzas a mano con herramientas de metal. Fueron elaborados a partir de abetos noruegos cultivados en Kent, Reino Unido. La superficie se manipuló en la etapa final con herramientas de piedra, creando una superficie que replicaba con precisión la de una lanza de madera del Pleistoceno. Se utilizaron dos réplicas, con un peso de 760 y 800 gramos, que se ajustan a los registros etnográficos de las lanzas de madera.

   Los atletas de jabalina demostraron que el objetivo podría ser alcanzado hasta a 20 metros, y con un impacto significativo que se traduciría en la muerte de una presa. Esto es el doble de la distancia a la que los científicos creían que podían llegar las lanzas, lo que demuestra que los neandertales tenían capacidades tecnológicas para cazar a distancia, así como a corta distancia.

   El peso de las lanzas Schöningen anteriormente llevó a los científicos a creer que tendrían dificultades para moverse a una velocidad significativa. Sin embargo, el estudio muestra que el equilibrio de peso y la velocidad a la que los atletas podrían lanzarlos produce suficiente energía cinética para golpear y matar a un objetivo.

   Matt Pope (Instituto de Arqueología de la UCL), coautor del artículo, dijo: "La aparición de armas, la tecnología diseñada para matar, es un umbral crítico pero mal establecido en la evolución humana.

   "Siempre hemos confiado en las herramientas y hemos ampliado nuestras capacidades a través de la innovación técnica. Comprender cuándo desarrollamos por primera vez las capacidades para matar a distancia es, por lo tanto, un momento oscuro pero importante en nuestra historia".

   Milks concluyó: "Nuestro estudio muestra que la caza a distancia estuvo probablemente dentro del repertorio de estrategias de caza de los neandertales, y que la flexibilidad del comportamiento se asemeja mucho a la de nuestra propia especie. Esta es una evidencia adicional que reduce la brecha entre los neandertales y los humanos modernos".

Contador