Los neandertales respiraban de forma distinta a Homo Sapiens

Actualizado 30/10/2018 17:11:11 CET
Réplica del esqueleto Kebara 2
WIKIMEDIA COMMONS

   MADRID, 30 Oct. (EUROPA PRESS) -

   La primera reconstrucción virtual en 3D de la caja torácica del esqueleto neandertal más completo disponible, Kebara 2, ha revelado una mecánica respiratoria distinta a la de Homo Sapiens.

   Este nuevo trabajo, liderado por el investigador Ikerbasque en la Universidad del País Vasco (UPV/EHU), Asier Gómez-Olivencia, y la investigadora del Ono Academic College de Tel Aviv, Ella Been, apoya la teoría de que la capacidad pulmonar de los neandertales era mayor y su columna vertebral más estable. Sin embargo, aporta una novedad.

   El análisis de Kebara 2 revela que las costillas inferiores están orientadas de manera más horizontal, lo que hace suponer a los investigadores que su respiración dependía en mayor medida del diafragma frente al caso de 'Homo sapiens', donde intervienen tanto el diafragma como la caja torácica.

   Para crear este modelo virtual del tórax, los investigadores se basaron tanto en las observaciones directas del esqueleto de Kebara 2, guardado actualmente en la Universidad de Tel Aviv, así como en escáneres (tomografía axial computerizada) de las vértebras, costillas y huesos pélvicos. Una vez reunidos todos los elementos anatómicos, la reconstrucción virtual se hizo por medio de un software 3D específicamente diseñado para este fin.

   En el estudio, que se publica en la revista 'Nature Communications', también participa el Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC). Según comentan Daniel García Martínez y Markus Bastir, investigadores del MNCN-CSIC y co-autores del trabajo, las diferencias entre un tórax neandertal y un humano moderno son "llamativos". "En los neandertales, la posición de columna vertebral respecto a las costillas indica una columna vertebral más estable. Además, el tórax es más ancho en su parte inferior", explican.

   "Un tórax más ancho en su parte inferior y unas costillas orientadas de manera más horizontal, tal y como se puede ver en la reconstrucción, sugiere que la respiración de los neandertales dependía en mayor manera del diafragma", asegura Ella Been. "Nuestra especie depende tanto del diafragma como de la expansión de la caja torácica. En este estudio podemos ver cómo el uso de nuevas tecnologías y metodologías en el estudio de los restos fósiles proporcionan nueva información para entender especies extintas", añade por su parte Mikel Arlegi, de la UPV/EHU y de la Universidad de Burdeos.

   Estos nuevos resultados son coherentes con un reciente trabajo de dos de los co-autores, Markus Bastir y Daniel García-Martínez (Grupo de Paleoantropología del MNCN-CSIC), en el que apoyan la presencia de una mayor capacidad pulmonar para los neandertales.

   "Esta es la culminación de 15 años de investigación en el tórax neandertal, y esperamos que futuros análisis genéticos nos den pistas adicionales sobre su fisiología respiratoria", resume en un comunicado Patricia Kramer, de la Universidad de Washington.

   Los neandertales fueron cazadores-recolectores que habitaron Eurasia occidental durante más de 200.000 años, tanto durante periodos glaciares como interglaciares, hasta que se extinguieron hace unos 40.000 años. Mientras que algunas de las regiones anatómicas de estos humanos extintos se conocen relativamente bien, otras como la columna vertebral y las costillas son menos conocidas, ya que estos elementos son más frágiles y no se conservan bien en el registro fósil.

   Los descubrimientos y estudios de otros restos neandertales en el siglo XIX y principios del XX dieron origen a teorías e imágenes de que los neandertales eran cavernícolas encorvados. Con el tiempo, investigaciones posteriores aclararon la comprensión científica de muchos rasgos neandertales, pero se ha mantenido cierto debate sobre la estructura del tórax, la capacidad de los pulmones y las condiciones en que los neandertales pudieron adaptarse o no.