Primera evidencia fósil de eclosión de larva preservada en ámbar

Actualizado 20/12/2018 14:25:02 CET
Restos en los que se basó el estudio
UNIVERSIDAD DE OXFORD

   MADRID, 20 Dic. (EUROPA PRESS) -

   Larvas fosilizadas junto a restos de huevo y del instrumento de ecolosión preservados en ámbar han proporcionado la primera evidencia directa de cómo los insectos nacían hace millones de años.

   Uno de los ensayos más tempranos y difíciles que enfrentan todos los organismos es el nacimiento. Los nuevos hallazgos brindan a los científicos pruebas de cómo los pequeños insectos rompieron la barrera que los separaba de la vida y dieron sus primeros pasos en un bosque antiguo.

   Atrapados dentro de un ámbar libanés de 130 millones de años de antigüedad, o resina fosilizada, los investigadores encontraron varias larvas de crisópidos, las cáscaras de huevo partidas de donde nacieron y estructuras diminutas usadas para eclosionar.

   El descubrimiento es notable porque hasta el momento no se ha reportado evidencia definitiva de estas estructuras especializadas del registro fósil de los animales que ponen huevos.

   Los recién nacidos fósiles se han descrito como la nueva especie Tragichrysa ovoruptora, que significa "rompedora de huevos" y "crisópida trágica", por el hecho de que múltiples especímenes fueron atrapados y sepultados en la resina simultáneamente.

   El estudio ha sido realizado por científicos de la Universidad de Oxford y publicado en Paleontology.