Sean Hepburn Ferrer, el hijo de Audrey Hepburn, resarcido por decisión judicial

Publicado 03/12/2019 23:31:24CET

LOS ÁNGELES, 3 de diciembre de 2019 /PRNewswire/ -- El hijo mayor de Audrey Hepburn, Sean Hepburn Ferrer, se ha impuesto en una demanda que interpuso en su contra una organización benéfica que él mismo fundó en 1993 con el objetivo de fomentar la labor filantrópica de su madre. Tras un juicio de cuatro semanas en el Tribunal Superior de Los Ángeles, el juez, el Ilustrísimo Señor David Sotelo, dictaminó que las declaraciones de la organización benéfica respecto a que gozaba del derecho independiente de utilizar el nombre y la imagen de Audrey Hepburn o de formalizar contratos con terceros sin el consentimiento del Sr. Ferrer carecían de todo fundamento.

En febrero de 2017, la organización Hollywood for Children (HFC), con sede en California y cuyo Consejo de Administración está compuesto por tres miembros, (Luca Dotti, el hermanastro de Ferrer; Paul Alberghetti, el exabogado de Ferrer; y un exasistente), demandó a Ferrer, y pretendió hacer prevalecer la idea de que la organización disponía de derechos independientes subsistentes para utilizar el nombre y la imagen de Audrey Hepburn sin el consentimiento del Sr. Ferrer, a pesar de que este (junto con su hermano) son los únicos titulares de dichos derechos de propiedad intelectual. HFC también reclamaba al Sr. Ferrer más de 6 millones de dólares estadounidenses en concepto de daños por su presunta interferencia en los acuerdos que HFC formalizó con terceros, y que presuntamente les permitían participar en la utilización del nombre y la imagen de Audrey Hepburn sin el consentimiento del Sr. Ferrer. El tribunal estimó que HFC nunca gozó del derecho independiente de utilizar el nombre y la imagen de la Sra. Hepburn salvo como parte de su nombre comercial: "The Audrey Hepburn Children's Fund" (el fondo de Audrey Hepburn para la infancia). Por tanto, el tribunal dictaminó que las acciones de HFC, al formalizar contratos con terceros sin el consentimiento del Sr. Ferrer, se excedían en sus derechos y eran ilegales. En virtud del veredicto en favor del Sr. Ferrer, el tribunal también estimó que no existía ningún fundamento jurídico con respecto a la reclamación de HFC por interferencia en los contratos y, por tanto, dictó sentencia a favor del Sr. Ferrer en torno a la reclamación por daños de HFC con arreglo a derecho, no permitiendo que dicha reclamación fuese a juicio.

El abogado litigante principal del Sr. Ferrer, el Sr. Lawrence Segal, afirmó: "Siempre tuve claro que HFC se tomó libertades improcedentes que iban mucho más allá de cualquier permiso limitado para utilizar los derechos de propiedad intelectual que Sean pudiera haberle concedido en el pasado. Se autoproclamaron con derecho y comenzaron a actuar como si fueran los titulares de los derechos, en lugar de Sean y su hermano. HFC intentó usurpar el control de Sean sobre el nombre y la imagen de su propia madre. Demuestra cierto nivel de osadía cuando Sean le había concedido a HFC el permiso de utilizar la propiedad intelectual de Audrey Hepburn con fines limitados de recaudación de fondos y de manera individual en función de cada caso, para descubrir más tarde que HFC había dejado de pedirle permiso y que había comenzado a explotar económicamente derechos que no controlaba ni le pertenecían. El tribunal dictaminó que HFC en ningún momento dispuso de una licencia ni de derechos independientes sobre el nombre y la imagen de Audrey Hepburn, y el tribunal rechazó la totalidad de las reclamaciones y de las alegaciones de HFC en su demanda contra Sean. Sean se impuso en todos los cargos".

Tras conocer la decisión del tribunal, Sean Hepburn Ferrer declaró: "Tras haber sido vilipendiado en expedientes judiciales públicos y notas de prensa, la verdad ha salido finalmente a la luz. Cuando fundé Hollywood for Children allá por 1993, lo hice con la mejor intención posible de continuar la labor humanitaria de nuestra madre, algo que se convirtió en una cultura familiar. Tras dimitir de Hollywood for Children en 2012, le pedí a mi hermano que tomara el mando. A continuación, me convertí en presidente honorífico de la Sociedad Audrey Hepburn del Fondo de los EE. UU. en pro de UNICEF, que, como declaró su presidenta Caryl Stern, continuó recaudando más de 150.000.000 de dólares estadounidenses para los niños de todo el mundo. No obstante, cuando mi hermano Luca se negó a seguir concediéndole una licencia a la sociedad, tuvimos que cerrarla. Si se revisa el formulario 990 de la declaración de impuestos de Hollywood For Children, disponible en línea, parece que este caso nunca tuvo que ver con realizar obras de caridad. Que tu propio hermano y tu exabogado se vuelvan contra ti, cada uno por sus propias razones oportunistas, convirtió toda esta experiencia en una de las más turbias de mi vida. Los titulares rezaban básicamente: 'Audrey Hepburn (la organización benéfica) demanda a su hijo'. Durante toda mi vida he ido por el buen camino y que me hayan cuestionado hasta este punto ha sido una ardua prueba para mí. ¿Se trata de una victoria? Teniendo en cuenta lo que estaba en juego y las personas implicadas, me siento más aliviado que vencedor. Espero poder retomar lo que de verdad importa: continuar con el legado de virtuosidad y humanidad de nuestra madre".

La demanda se interpuso inicialmente en febrero de 2017 y el juez Sotelo escuchó los alegatos finales en julio. La sentencia de nueve páginas del Ilustrísimo Señor David Sotelo de este juicio sin jurado puede consultarse aquí [https://c212.net/c/link/?t=0&l=es&o=2658610-1&h=2699303680&u...].

CONTACTO: CONTACTO: Howard Bragman, 310.508.3700, Howard@LaBrea.Media

Contador

Mejora la comunicación de tu empresa con Europa Press Comunicación

Mejora la comunicación de tu empresa con Europa Press Comunicación