Publicado 10/10/2017 10:06

Lavavajillas: ventajas y guía de compra

PIXABAY
PIXABAY

Por economía y sentido práctico, cada vez más personas se deciden por incorporar este electrodoméstico

Madrid, 10 de Octubre de 2017.- Algo tan sencillo como fregar los platos puede llegar a ocuparnos hasta 4 años de nuestra vida? Teniendo en cuenta que cada vez disponemos de menos tiempo, encontrar soluciones que nos aligeren la vida se ha convertido en una obligación. Por ello, los electrodomésticos con los que podemos realizar las tareas cotidianas del hogar en menos tiempo, o que incluso se encargan por nosotros de todo el proceso, son muy de agradecer. Pero el ahorro en tiempo no es la única razón por la que un electrodoméstico como el lavavajillas es una gran idea.   

Ahorro de dinero

Tener un lavavajillas supone un importante ahorro económico. Por su bajo consumo de energía, agua y detergentes, reducimos las facturas de suministros de forma importante. Tan solo en agua, este electrodoméstico puede hacernos ahorrar hasta un 70 por ciento del consumo respecto a fregar a mano. Además, si se consume menos agua, hay que usar menos energía para calentarla. Por lo que el ahorro es doble en cuanto al bolsillo.

Mejoras para el medio ambiente

Menos agua y energía supone una menor cantidad de recursos naturales, por lo que podemos decir que lavar los platos a máquina es más ecológico. También en cuanto al detergente, ya que al necesitar menos cantidad, por el desagüe se arrojan menos residuos. Una ventaja que se une a la de ahorrar, y que a largo plazo es la más destacable.

   

Una limpieza más profunda y eficaz   

Como el lavavajillas puede trabajar a temperaturas que difícilmente podríamos soportar con las manos, conseguimos que la vajilla esté más limpia y desinfectada. El agua con el que se friega puede alcanzar los 65 grados, eliminando todo tipo de elementos nocivos para la salud, como los gérmenes. De hecho, en cocinas industriales se recomienda el uso de este electrodoméstico para garantizar una higiene adecuada en todos los utensilios.

Incluso el secado contribuye a una mayor desinfección, ya que se hace a temperaturas muy altas. Los resultados son 100 veces mejores que lavando del modo tradicional.

   

Cómo elegir el lavavajillas adecuado   

Si te has convencido de las ventajas que aporta este electrodoméstico, es el momento de buscar un lavavajillas que se ajuste a tus necesidades. Algo muy importante, ya que no solo es una cuestión de precios.

Las opciones para elegir se pueden englobar en 3 grupos: de gran tamaño, estrechos y de diseño compacto. En el primer caso, hablamos de un equipo muy parecido a una lavadora, que normalmente se coloca junto a esta para aprovechar las tomas de agua y los desagües. Los lavavajillas estrechos se ajustan a cocinas de tamaño reducido, por lo que si es tu caso, puede ser la mejor opción. Los compactos también pueden ser una buena alternativa, en especial para apartamentos o en viviendas en las que solo hay una pareja.

Hay una forma de saber si un lavavajillas es adecuado o te va a quedar grande. Y no es por el tamaño, sino por el número de cubiertos para el que se ha diseñado. Si vives sol@ o paras poco en casa, lo mejor es uno de 6 cubiertos o menos. Para una pequeña familia puede ser suficiente uno de hasta 12 cubiertos. Y a partir de ahí, el electrodoméstico es para familias grandes que tienen mucho que fregar.   

En cuanto a la curva de consumo, no elijas una categoría por debajo de la A. Aunque es cierto que cuanto más eficientes son algo más costosos, el ahorro es mayor y por tanto también se amortizan mejor.

Finalmente, decídete por un modelo que sea silencioso, que tenga diferentes programas de lavado y cuenta con compartimentos modulares para que todo entre en él.

Para más información:

Empresa: Olimpo Marketing

Autor: Pedro Fernandez

Mejora la comunicación de tu empresa con Europa Press Comunicación

Publica tus comunicados de empresa en este espacio web entrando en este