Los tatuajes: mitos y verdades

PIXABAY
PIXABAY
Actualizado 14/02/2018 18:35:03 CET

El antiguo arte de los tatuajes está rodeado también de muchos mitos, verdades y algunas mentiras.

   

Madrid, a 14 de Febrero de 2018.-

Los tatuajes, una larga historia

Los antecedentes de los tatuajes más antiguos se remontan a miles de años. Incluso Otzi, el denominado “hombre de hielo” del que se recuperó su cuerpo en los Alpes en 1991, tiene en sus piernas, muñecas y espalda unos cuantos tatuajes. En Japón existen tumbas que datan de hace 3 mil años A.C. donde podemos encontrar cerámica con la que se representaba a los muertos con marcas faciales.

   

Muchas culturas y épocas han pasado y los tatuajes han tenido diferentes significados que van desde lo mágico a lo curativo, pasando por lo social. Igualmente han tenido atribuciones religiosas y se han usado en momentos de guerra para que los combatientes fueran intimidades como en el caso de los tatuajes faciales de los maoríes.

   

Vamos con los falsos mitos

Contaremos algunos de ellos que a base de repetirse en algunos casos, han pasado incluso a ser verdad (aunque algunos no lo sean).

   

Cuando seas mayor te vas a arrepentir de haberte tatuado

En este caso hay gente que sí se arrepiente de haberse tatuado, pero no es tanta como se dice, una encuesta de harris Interactive dejó unos datos interesantes. Un 84% de las personas tatuadas no se arrepentían de tener tatuajes. El otro 16% en la mayoría de los casos se arrepentía por habérselos hecho muy jóvenes, porque fuera permanente o porque el diseño o el aspecto ya no les gustaba tanto. Por lo tanto, un mito no tan cierto y mayoritario la eliminación de tatuajes como suele decirse. ¿Son los tatuajes para personas rebeldes y criminales?

En el caso de la rebeldía, todo esto ha ido cambiando con el tiempo. Ahora mismo es algo más normal e incluso que está de moda, por lo que se ha normalizado. En el tema de las bandas criminales si que pudo pasar en varios momentos de la historia y culturas, pero actualmente generalizar es equivocarse.

   

No se puede donar sangre si estás tatuado

La realidad es que en España si se quiere donar sangre deben haber pasado 6 meses del tatuaje. Esto es porque cuando se hace un tatuaje se hace una herida que va hasta la dermis, una capa profunda de la piel, por lo que hay que esperar varias semanas hasta que la herida sane, cicatrice y deje de haber inflamación. Este periodo es para que se curen. No vas a conseguir un buen trabajo

Uno de los argumentos más populares por los que mucha gente no se tatúa. Actualmente podemos ver a mucha gente con tatuajes pequeños, grandes a hombres o mujeres tatuados en todo tipo de trabajos. Es cuestión más de las personas que del trabajo en sí.

   

¿Tiene peligro tatuarse en el embarazo?

Esta si es una verdad. En el embarazo hay muchas restricciones, pues es un proceso de gran delicadeza. Lo mejor es seguir las recomendaciones del médico. Mejor es no tatuarse, puesto que hay posibilidades de contraer infecciones o reacciones adversas de las tintas.

Si piensas quedarte embarazada en el futuro, si que se aconseja no hacerse uno en la zona lumbar, porque si cuando se va a dar a luz se necesita anestesia epidural la punción va desde la piel hasta la médula, atravesando la zona en la que está la tinta, algo contraindicado.

Convertirse en tatuador no es una profesión

Esto es algo completamente falso. Tanto las personas que se hacen tatuajes con herramientas tradicionales como los que lo hacen con modernas máquinas en estudios a la última son profesionales. Los tatuajes para hombres y mujeres son cada vez más demandados.

Lo que es preciso es ser algo más que un buen dibujante, pues hay que saber rayar la piel, conociendo diversos aspectos médicos y químicos, además de contar con gran sensibilidad con sus clientes, pues no existen tatuajes que no tengan una historia tras de sí.

 

Las tintas oscuras se tornan azuladas y las tintas claras te dolerán más

Un tatuaje oscuro no se hace azul o verde con el paso del tiempo, algo que sí pasaba con las tintas de los años 50 y 60, así como con las tintas que tenían poca calidad que solían usarse en los tatuajes carcelarios o realizados por personas profesionales.

Si hablamos de las tintas claras, suelen usarse en las etapas finales de los tatuajes, por lo que se aplican en las zonas en las que ya fue uno tatuado, por lo que es posible que estén doloridas o inflamadas por el propio procedimiento. Las tatuadores dejan claro que no existe relación alguna entre el tono de la tinta y el dolor que sintamos. Tampoco hay diferencia entre los tatuajes para mujeres u hombres al respecto.

   

Autor: Pedro Fernández

Empresa: OlimpoMarketing

   

Mejora la comunicación de tu empresa con Europa Press Comunicación

Mejora la comunicación de tu empresa con Europa Press Comunicación