Innova.- Un experto presentará en Valencia un proyecto de diagnóstico universal del albinismo

Actualizado 20/11/2009 12:40:52 CET

VALENCIA, 20 Nov. (EUROPA PRESS) -

El doctor Luís Montoliu, investigador del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), presentará en primicia el próximo 28 de noviembre en Valencia un proyecto de chip de diagnóstico universal de albinismo, un test revolucionario en biología con el cual, a partir de un análisis de la saliva, se podrá determinar el tipo de albinismo que tiene cada persona, aspecto crucial para la investigación de esta condición tan desconocida aún.

Esta presentación se llevará cabo durante un acto en la Delegación Territorial de la ONCE de la Comunitat Valenciana organizado por ALBA, Asociación para la Ayuda a Personas con Albinismo, para dar a conocer el libro 'Albinismo. Una condición genética, dos realidades: España y Senegal', informaron responsables de la actividad.

En la sesión participará además Aboubakary Sakho, presidente de Anpras, la Agencia Nacional por la Promoción y la Reinserción de los Albinos de Senegal, que hablará de la realidad actual del albinismo en África.

Desde hace dos años, ALBA ha incluido entre sus proyectos la confección de un libro de testimonios que pudiera ayudar a difundir una imagen del albinismo más positiva y acercada a la realidad.

Aprovechando que la fotógrafa valenciana Ana Yturralde viajó a Senegal y trajo de allí "fotos conmovedoras de la realidad de las personas con albinismo en África", aseguraron las mismas fuentes.

"Aquella idea inicial de ALBA se convirtió en un sueño algo más ambicioso: confeccionar un libro de testimonios que presentara ambas realidades --el albinismo en España y en Senegal--, con sus semejanzas y enormes diferencias, e intentar ayudar, en la medida de nuestras posibilidades, a las personas con albinismo en África, para las que unas gafas solares o las crema de protección son auténticos lujos", explicaron.

En la jornada se aprovechará además para recoger gafas de sol, ropa con protección solar y cremas protectoras para enviarlas a Senegal. Se trata de productos que en Occidente se ven casi como superfluos, pero que en África suponen auténticos lujos, incidieron.