El Ayuntamiento aprueba la dotación económica de amortización de deuda que saca a València del plan de ajuste

Imagen de la fachada del Ayuntamiento de Valencia
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 12/11/2018 17:20:05CET

VALÈNCIA, 12 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de València ha dispuesto los recursos presupuestarios para amortización de deuda, un total de 29,6 millones de euros, que permiten liberar a València de las limitaciones del llamado Plan de Ajuste 2012-2022 "tres años antes de lo previsto", tras la aprobación del informe trimestral sobre seguimiento y cumplimiento del Plan por parte de la Comisión de Hacienda.

Así se ha pronunciado este lunes el alcalde de València, Joan Ribó, quien ha destacado la importancia de la gestión económica del gobierno local. El primer edil ha estado acompañado del delegado de Hacienda, Ramón Vilar, según ha indicado el consistorio en un comunicado.

"En la Comisión de Hacienda se ha dado cuenta de la salida del Ayuntamiento del Plan de Ajuste que durante años, desde 2012, ha ahogado a València. Logramos salir tres años antes de lo previsto, gracias a una gestión eficaz y eficiente", ha resaltado Ribó.

El primer edil ha subrayado que el gobierno local cumple "con la regla de gasto", paga a los proveedores "en tiempo y forma" y ha reducido "la deuda hasta la mitad respecto al pico más alto que generó el desgobierno anterior". "En definitiva, recuperamos autonomía municipal y sacamos a València del agujero económico", ha destacado.

En la práctica, la salida del Plan de Ajuste supondrá "recuperar la autonomía" en la gestión municipal, tomar decisiones sobre la gestión y las inversiones de la ciudad sin la tutela del Ministerio de Hacienda, y "dedicar los recursos municipales a las necesidades propias que tiene València".

Por su parte, Vilar ha señalado la importancia de la sesión de este lunes de la Comisión de Hacienda, en la que se ha aprobado el informe trimestral sobre seguimiento y cumplimiento del Plan de Ajuste, que ha sido "un tanto específico y especial" porque señala que "existe dotación presupuestaria para amortizar la deuda anticipadamente, de manera que salgamos anticipadamente del Plan de Ajuste".

De este modo, según ha asegurado Vilar, en el próximo informe comunicarán al Ministerio de Hacienda que han "amortizado efectivamente la deuda". "Por tanto consideramos y, de hecho, estaremos ya fuera del Plan de Ajuste", ha puntualizado.

DEUDA MÁXIMA REDUCIDA A LA MITAD

Desde el inicio del mandato actual, se ha rebajado a la mitad la deuda máxima a la que llegó la corporación anterior, ya que el Govern de la Nau decidió aplicar un Plan de Reducción de Deuda para el periodo 2015-2019, que ha permitido que, según se prevé, 2018 concluya con una deuda de 446 millones de euros, un 52,7 por ciento respecto a los ingresos totales del último año liquidado, en este caso 2017, han indicado.

En cuanto al periodo medio de pago a proveedores (PMP), durante el último trimestre de 2017 registró una media de 2,1 días, frente a los 60 días de PMP que se acumularon en las etapas previas, han resaltado.

En la misma línea, han apuntado que en 2012 se contrataron préstamos para hacer frente a las deudas, en virtud del Real Decreto 4/2012 que obligaba a las administraciones locales que en aquel momento tenían lo que se conoce como "facturas en el cajón", como en el caso del Ayuntamiento de València, que entonces tenía 183 millones en estas facturas "opacas" en su Presupuesto.

Así, han explicado que los ayuntamientos afectados tenían que pedir un crédito al ICO y, a cambio, entrar en el Plan de Ajuste. "El anterior gobierno de la derecha llegó a endeudar a los valencianos en casi 1.000 millones de euros (un 135% del valor del presupuesto municipal) y ha sido el propio PP en el gobierno central quien nos ha castigado estos últimos seis años por eso", denunció Ribó semanas atrás.

"RESTRICCIONES" DEL PLAN

El Plan de Ajuste supone una serie de "restricciones" a la gestión de los gobiernos locales, como la imposibilidad de crear ningún organismo municipal, ente o fundación; o decidir sin ninguna traba el destino de todas las inversiones municipales.

Asimismo, este Plan hacía "necesario" fijar un objetivo en términos de estabilidad presupuestaria, con un superávit de 90 millones de euros frente al resto de entidades locales, que "solo tenían que estar en equilibrio", así como someter en el Ayuntamiento a la "tutela" del Ministerio de Hacienda, con controles trimestrales, han desgranado.