Actualizado 22/12/2021 16:58 CET

El Botànic saca adelante sus séptimos presupuestos con el voto en contra de toda la oposición

Ximo Puig, Mónica Oltra y otros miembros del gobierno valenciano en el pleno de presupuestos en Les Corts
Ximo Puig, Mónica Oltra y otros miembros del gobierno valenciano en el pleno de presupuestos en Les Corts - Inma Caballer/LES CORTS

VALÈNCIA, 22 Dic. (EUROPA PRESS) -

El pleno de Les Corts ha dado luz verde este miércoles a los presupuestos de la Generalitat para 2022 y a la ley de acompañamiento tras semanas intensas de debate, con los votos a favor de los grupos del Botànic (PSPV-Compromís-Unides Podem) y el rechazo de la oposición. PP y Vox han vuelto a negar su apoyo, mientras Cs ha pasado de abstenerse el año pasado a dar su 'no'.

Las séptimas cuentas del Botànic se presentaron por primera vez fuera de plazo, aunque finalmente se ajustó el calendario para que se aprobaran antes de 2022. Ascienden a 27.967 millones, un 9,1% más y las más altas en la historia de la Generalitat, e incluyen dos partidas "reivindicativas": la habitual de 1.336 millones por la infrafinanciación autonómica y un nuevo "fondo de transición a la nueva normalidad" de mil millones.

Entre aplausos de los tres grupos, la votación ha acabado con un abrazo entre el 'president' y la vicepresidenta de la Generalitat, Ximo Puig y Mónica Oltra. Tanto los presupuestos como la ley de acompañamiento o medidas fiscales han salido adelante en una sesión de cuatro horas, tras no prosperar hace unas semanas las tres enmiendas a la totalidad presentadas por la oposición y superar algunas de las discrepancias entre los socios.

Una de ellas, la reticencia del PSPV a implantar la tasa turística en la Comunitat como pedían Compromís y Unides Podem, se superó este pasado martes al cerrar los tres grupos un acuerdo para presentarla como proposición de ley antes de marzo, tras consensuarla con el sector y con los ayuntamientos. Este impuesto será de carácter voluntario y municipal y contará con excepciones.

Otra de las propuestas que generó polémica, e incluso dos dimisiones de ginecólogas, fue la enmienda conjunta de los socios para incluir el concepto de violencia obstétrica -conductas médicas que por acción u omisión atentan contra las embarazadas- en la ley autonómica de violencia sobre las mujeres. Finalmente rectificaron y se incorporará a la ley valenciana de salud de 2014.

Y hasta el último día se han mantenido las dos enmiendas presentadas por los socios sobre el presupuesto de À Punt y el destinado al sector audiovisual. Compromís se ha sumado a la de UP para reforzar con cinco millones el gasto en personal de la corporación, pero la negativa del PSPV ha impedido que saliera adelante a diferencia de la conjunta PSPV-Compromís de destinar 12 millones a las productoras para nuevos contenidos.

Por otro lado, el grupo socialista decidió retirar sus cuatro enmiendas en solitario a los presupuestos para destinar 57.000 euros a varias iniciativas relacionadas con el mundo taurino, unas propuestas de las que se desmarcaron sus socios.

En el grueso de los presupuestos sobresale el aumento para la Conselleria de Arquitectura Bioclimática, la que más crece (+72,5%) hasta 357,5 millones, mientras la de Sanidad Universal concentra la mayor parte del dinero con 7.837,7 millones. También destaca la cifra récord de 7.500 millones para gasto en personal, hasta el 88% para Sanidad y Educación.

La ley de acompañamiento, por su parte, incluye una serie de deducciones fiscales para aligerar las cargas familiares y garantizar el derecho a la vivienda, además de reducir los requisitos para la implantación de energías renovables. Además, aumenta el número de habitantes para que un municipio se considere en riesgo de despoblación y amplía de 4 a 7 años la autorización de las zonas de gran afluencia turística (ZGAT).

EXPLICACIÓN DE VOTO

Al concluir la votación, los grupos han dispuesto de tres minutos para explicar su postura. Desde el PSPV, Manolo Mata ha recordado que estos son los séptimos presupuestos del Botànic y que "otros gobiernos" caen ante la imposibilidad de apoyar las cuentas, mientras las de la Comunitat buscan que "nadie se quede atrás". "Esto ha funcionado bien y eso no ha funcionado en ningún lugar de España", ha dicho señalando a la oposición.

Fran Ferri ha aprovechado su última intervención como portavoz de Compromís, a unas semanas de dejar el acta de diputado, para reivindicar la unidad y estabilidad del Botànic e instar a que estos y otros presupuestos sirvan para avanzar en ámbitos como el cambio del modelo productivo o el refuerzo de la salud mental.

La síndica de Unides Podem, Pilar Lima, ha defendido que a los valencianos les ha "tocado el gordo" con la aprobación de estos presupuestos y ha augurado que lo único que va a salvar de la pandemia es "la sanidad pública fortalecida". Respecto a la tasa turística ha pedido "respeto a la patronal" y ha indicado que se sentarán a dialogar.

El PP ha votado en contra de un presupuesto que, a juicio de María José Catalá, "recorta en todas las partidas sociales" y que "no responde a los problemas de la gente de la calle". Así, la síndica 'popular' ha esperado que estas sean las últimas cuentas de la izquierda, mientras ha destacado que en otras instituciones sí se llega a acuerdos con la oposición y ha deseado una "mejor política" en 2022.

También Cs ha rechazado las cuentas por "irresponsables y cortoplacistas", sobre todo por los ingresos ficticios y por las previsiones de ingresos "utópicas". "Siete años de oportunidades perdidas", ha resumido su portavoz, Ruth Merino, quien ha acusado a Puig de no tener proyecto político para después regalarle el libro 'En el huracán catalán' sobre el 'procés'.

Vox ha votado en contra de unos presupuestos que la síndica, Ana Vega, ha considerado que "son para el Botànic". "El poder es un pegamento que une mucho", ha reiterado, al tiempo que ha criticado el "gol" de Compromís y Unides Podem al PSPV con la tasa turística.