Actualizado 25/09/2015 22:06 CET

Cañizares en la homilía por España: "Dios quiere la unidad, que es lo que le es grato"

El cardenal Cañizares durante la vigilia de oración por la unidad de España
AVAN

   VALENCIA, 25 Sep. (EUROPA PRESS) -

   El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, ha señalado este viernes, durante la vigilia de oración por España, que Dios "quiere la unidad, es lo que le es grato, aunque nos empeñemos en obrar lo contrario, por razones que nada tienen que ver con el Evangelio" y ha destacado que la homilía "no es un acto político", sino "de fe en Dios".

   La vigilia de oración por España y su unidad, que se ha celebrado esta tarde en la Catedral de Valencia, había sido convocada por el purpurado y el obispo auxiliar, monseñor Esteban Escudero, según ha informado el arzobispado en un comunicado.

   Durante la homilía, "ante una Seo llena de fieles", el cardenal ha apuntado que la celebración de este viernes "no es un acto político" y ha añadido que "es un acto estrictamente de fe en Dios, acto profundamente cristiano, acto religioso de adoración a Dios", "en quien --ha asegurado-- confiamos plenamente y de quien esperamos la salvación, la luz y la sabiduría para saber hacer lo que es grato a sus ojos", ha destacado.

   En otro momento de la homilía, el Cardenal ha recordado que "los sufrimientos de los hombres son también de la Iglesia" y que "nada que sea verdaderamente humano es ajeno a Jesús". Al respecto, también, el Arzobispo se ha preguntado "¿quién se atrevería a decir, sensatamente, que le es ajena a la Iglesia la situación delicada que atravesamos?", "¿que no le importa?" o "¿que no debe meterse en estas cuestiones de la situación actual en nuestra patria?".

   "Por eso es preciso orar unos por otros, orar por España y la totalidad de sus pueblos y sus gentes y orar como la mayor prueba de caridad y cercanía nuestra, como lo mejor que podemos hacer por todos cuantos formamos este noble y gran pueblo de España gestado durante siglos en unidad verdadera", ha precisado.

   Concluida la misa ha tenido lugar la adoración al Santísimo Sacramento que ha sido colocado sobre el altar mayor y, con los fieles puestos de rodillas, se han ido rezando las distintas preces por España y su unidad, según ha informado el arzobispado.

   Finalmente, al término de la celebración, el Cardenal ha insistido en que "aquí no defendemos ninguna opción concreta, la única opción que defendemos es el Evangelio, el Evangelio de la misericordia y de la reconciliación, el Evangelio de la unidad".

   Asimismo, ha agradecido la presencia de fieles que llenaban la Catedral: "¡Qué respuesta tan espléndida habéis dado en sólo unos días! Ánimo y adelante, de verdad es muy consolador y muy esperanzador. Solamente Dios y su misericordia pueden ayudarnos!"

   Así, durante su intervención, el arzobispo de Valencia ha subrayado que "el Señor está junto a los que sufren, los pobres, los últimos, los que nadie tiene en cuenta en estas circunstancias, los que no tienen culpa alguna y van a soportar más que nadie las consecuencias de una división en la que se empeñan algunos ebrios de poder".