Casi mil familias de viviendas protegidas se benefician del plan de alquiler asequible de la Generalitat desde 2016

Vivienda protegida de la Generalitat
GVA - Archivo
Publicado 05/01/2019 12:39:35CET

VALÈNCIA, 5 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un total de 929 familias que residen en viviendas protegidas de la Generalitat Valenciana se han beneficiado del plan de alquiler Asequible que la Conselleria de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio puso en marcha en 2016.

El objetivo de este programa es adaptar el alquiler de las viviendas propiedad de la Entitat Valenciana d'Habitatge i Sòl (EVha) en función de las circunstancias económicas y sociales de cada familia, recuerda la Generalitat en un comunicado.

En abril de 2016 se puso en marcha el primer plan de alquiler asequible, que estuvo vigente hasta el 30 de junio de 2017 y al que se acogieron un total de 274 familias. Ante el "éxito" alcanzado, en julio de 2017 se creó un segundo plan con una duración de un año, que benefició a otras 352 familias.

Posteriormente, el consejo de dirección de EVha aprobaba un tercer plan que estará vigente hasta el 30 de junio de 2019. Hasta el momento se han acogido un total de 303 familias, aunque este número aumentará porque el plazo sigue abierto.

Tras estudiar caso por caso la situación de los inquilinos de las viviendas, la Conselleria determina la reducción de las cuotas teniendo en cuenta tres criterios: ingresos de la unidad familiar, número de miembros y municipio donde se ubica la vivienda.

Con el plan de alquiler asequible, el Consell pretende "corregir la fórmula aplicada por anteriores ejecutivos valencianos con un procedimiento más justo que tenga en cuenta la situación económica real de las familias y, de este modo, favorecer el acceso a la vivienda", como ha subrayado la titular de Vivienda, Mª José Salvador.

Se trata de una de las medidas del Plan de Dignificación de la Vivienda Social, impulsado por la Conselleria para mejorar la gestión del parque de viviendas de la Generalitat.

Como novedad, este tercer plan incorpora los criterios que establece la Ley por la Función Social de la Vivienda impulsada por la Conselleria de Vivienda. También introduce un procedimiento "aún más favorable" a los inquilinos de viviendas protegidas, al ajustar en cada momento las rentas a la situación concreta de cada familia y tener en cuenta los cambios.

De esta forma, Vivienda aumenta las bonificaciones para las familias con menos recursos. Por ejemplo, en el caso de las familias con un Iprem menor o igual de 1,25, que pagaban un alquiler que suponía como máximo el 25% de sus ingresos, el arrendamiento no puede superar el 20% con el plan actual.

"GRAN IMPULSO A LA VIVIENDA PROTEGIDA"

Para Salvador, se trata de una muestra de que, desde el inicio de la legislatura a mediados de 2015, "el Consell ha dado un gran impulso a la vivienda protegida a través de la adopción de medidas que han propiciado la ocupación gradual de los inmuebles que estaban vacíos". Entre ellas destaca la modificación del régimen de uso de las viviendas que estaban en venta para que puedan ofrecerse en alquiler.

Otra medida es la aplicación de criterios sociales en la asignación de las viviendas protegidas, al priorizar colectivos sensibles como víctimas de violencia de género, personas con discapacidad, familias con menores o jóvenes.

Paralelamente, la Conselleria de Vivienda tiene en marcha el reinicio de las obras de ocho promociones de vivienda protegida, con un total de 111 viviendas, que fueron "paralizadas por el anterior Consell", gracias a una inversión de unos 6,3 millones de euros.

Contador