Castellón.- Medio Ambiente declara catorce Microrreservas de flora en la provincia

Actualizado 09/04/2008 16:49:51 CET

CASTELLÓN, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Conselleria de Medio Ambiente ha declarado catorce nuevas Microrreservas de flora en la provincia de Castellón, por lo que ya son 273 los espacios incluidos en la Red de Microrreservas de la Comunitat Valenciana bajo esta figura de protección, según informaron en un comunicado fuentes del Consell.

Según explicó la directora general de Gestión del Medio, María Ángeles Centeno, esta declaración "responde al estudio de los técnicos especialistas en especies endémicas, raras y amenazadas que han decretado la idoneidad de incorporar la parcela a la red de microrreservas de la Comunitat Valenciana para, a partir de ahora, ser objetivo prioritario de conservación".

"La declaración de estos espacios se debe fundamentalmente a la existencia en su perímetro de especies o comunidades de plantas de gran valor botánico por su exclusividad en la Comunitat Valenciana o por su grado de protección", afirmó Centeno.

Las nuevas Microrreservas son Arenal de Burriana; Barranc de la Mina, en Morella; Barranc del Toll de la Sarga, en Morella; Duna del Pebret, en Penyíscola; Font de la Cervera, en la Vall d'Uixó; Mas del Racó, en Ares del Maestre Vilafranca; Mola d'Ares B, en Ares del Maestre; Mola d'Ares C; Molí de la Torre, en Vallibona; Ombría del Mas de la Vall, en Ares del Maestre; Penyalba, en la Vall d'Uixó; Penya del Castell, en la Vall d'Uixó; Peñas del Diablo, en Sacañet; y Rambla de les Truites, en Villafranca del Cid.

Las nuevas microrreservas declaradas aportan un total de 153,22 hectáreas a las 1.800 hectáreas que ya estaban protegidas bajo esta figura y, excepto dos, el resto son de titularidad pública de los distintos ayuntamientos en los que están ubicadas.

A partir de ahora, se establecerán limitaciones de uso a todas aquellas acciones que puedan perjudicar a las poblaciones incluidas en el perímetro de estas Microrreservas. Además, los técnicos de la Conselleria podrán realizar actuaciones científicas, educativas y de investigación.

Según aseguró María Ángeles Centeno, "la Comunitat Valenciana ha conseguido tener la tasa más elevada de atención directa a la conservación botánica en un ámbito regional de toda Europa y ese logro se debe a la red de Microrreservas creadas por el Consell, y que ha permitido trabajar a pie de campo con las especies endémicas, en peligro de extinción o consideradas raras y salvarlas de la desaparición".

En estos momentos, esa red de pequeños espacios repartidos por todo el territorio cubre más del 80 por ciento de los endemismos botánicos españoles presentes en la Comunidad. Esto significa que 55 especies de la lista roja nacional de flora poseen ya medidas directas de protección y conservación activas. El 69 por ciento de la representación valenciana en el grupo de plantas de esa lista también están ya protegidas por la red de microrreservas.

En la Comunitat Valenciana las especies endémicas y relícticas suman más de 600 especies y, por tanto, están consideradas de especial relieve científico o de importancia para la conservación, dato que muestra la elevada biodiversidad que concentra este territorio, según las mismas fuentes.

Las microrreservas priorizan la cobertura a plantas endémicas, exclusivas de la Comunidad Valenciana o de la Península Ibérica, hasta un total de 275 endemismos, aunque todas las especies de flora incluidas en la Directiva Hábitats (D92/43/CEE), el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas, o el Atlas y Libro Rojo de la Flora Vascular Amenazada de España cuentan con programas de propagación y, en muchos casos, de refuerzo de sus poblaciones.

Entre otros logros, se ha conseguido salvar de la extinción a varias de las especies vegetales más amenazadas de todo el planeta e incluidas en las categorías de mayor protección en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas, añadieron.